Ocho de cada diez euros irán a atención directa de hogares con más necesidades

Familia pondrá en marcha el próximo año un programa de apoyo prenatal y a la primera infancia, y otro de envejecimiento activo para nuestros mayores

La consejera de Familia, Milagros Marcos, antes de la comparecencia
La consejera de Familia, Milagros Marcos, antes de la comparecencia

VALLADOLID- Ochocientos quince millones de euros. Éste es el dinero que gestionará la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades para seguir prestando ayuda y servicios a los que menos tienen y más necesitan de apoyo, como son los discapacitados, los mayores, los jóvenes y los menores, y las personas en riesgo de exclusión social. Unas cuentas que se mantienen más o menos respecto a las de este año, ya que se reducen sólo en un uno por ciento. Un dinero que se recorta de las inversiones, ya que se da prioridad a la financiación directa a las entidades que trabajan en materia de atención social, así como a la finalización de proyectos ya iniciados, y especialmente en la Red de Centros Infantiles. Al respecto, Familia creará 449 nuevas plazas públicas en guarderías en colaboración con entidades locales para la terminación de 388 centros y otras 61 plazas más que estaban previstas para completar el mapa de guarderías en polígonos industriales.

Pero lo más destacado de este presupuesto, «especialmente social», en palabras de la consejera de Familia, Milagros Marcos, es que ocho de cada diez euros, o lo que es lo mismo 654 millones, se destinarán a la atención directa de las personas que más lo necesitan. Para ello, se están poniendo en marcha nuevas iniciativas como la creación este mismo año de una Red de Distribución de Alimentos en colaboración con entidades locales y las asociaciones que trabajan en el día a día con estas personas en riesgo de exclusión social, el denominado tercer sector, y de un Servicio Integral de Apoyo a las Familias en Riesgo de Desahucio, que empezará a funcionar el 1 de noviembre. De la misma forma, y en materia laboral, la Junta se compromete a reservar contratos para los 185 centros especiales de empleo que ocupan a cerca de cinco mil personas con alguna discapacidad así como a incorporar cláusulas sociales en las convocatorias públicas, para impulsar la inserción laborales de este colectivo, muy afectado por la crisis y el desempleo. Las personas con discapacidad pueden estar satisfechas puesto que a ellos se destinan 155,6 millones de euros. Dinero que permitirá mantener la Red de 489 centros existentes en Castilla y León así como los distintos programas que llevan a cabo las principales entidades de la discapacidad. Además, el próximo año verá la luz el deseado Proyecto de Ley de Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad, actualmente en fase de tramitación parlamentaria.

El próximo año se pondrán en marcha varios programas, como uno de atención prenatal y a la primera infancia, que será atendido por 158 profesionales de los equipos de apoyo a la familia para ayudar a las mujeres en riesgo de exclusión social. También se creará un programa de envejecimiento activo, único para toda Castilla y León, que coordinará y planificará todas las actividades financiadas por las administraciones públicas para los mayores. Destacan también los 32,3 millones de euros, ampliables si es necesario, en ayudas para la Renta de Garantizada de Ciudadanía dirigida a las familias sin ingresos, y que hasta julio de este año ha beneficiado a más de 20.000 personas.

El Instituto de la Juventud gestionará 14,8 millones de euros para favorecer la emancipación de los jóvenes; consolidar la Red de Instalaciones Juveniles, que en 2013 contará con un nuevo albergue en la provincia de Ávila. Al respecto, y para que todos puedan tener acceso a estas instalaciones, la Junta aprobará un decreto de Precios Públicos al igual que ya funciona para las residencias de mayores. También se pondrá en marcha la Plataforma de Información permanente, como medio de comunicación entre los jóvenes y la Administración autonómica. Y para la prevención, asistencia y reinserción de las personas drogodependientes habrá 8,3 millones. Las actividades en colaboración con las asociaciones seguirán siendo una prioridad para la Junta, especialmente la Red de Asistencia al drogodependiente, a la que se subvencionará con seis millones.

Unas cuentas, en definitiva, que tienen como objetivo profesionalizar los servicios que se prestan y mejorar la calidad de vida de los beneficiarios. Para ello se adaptan las prestaciones a las demandas de los ciudadanos más vulnerables. Es el caso del nuevo modelo de Centro Multiservicios centrado en la persona para atender a los mayores y que tan buenos resultados está dando en las residencias donde está implantado.

Recorte a los servicios sociales
Los socialistas rechazan que estos presupuestos sean sociales y denuncian que entre las cuentas de este año y las del que viene la Junta ha recortado 60 millones de euros a los Servicios Sociales. Una cantidad -dicen- que eleva a cien millones si se cuentan los 41 millones que, en opinión del PSOE, ingresará la Junta del dinero que tendrán que pagar las familias por los servicios que reciben.