El Papa dice que la Iglesia supera todas las fronteras de raza y nación

El Papa Benedicto XVI dijo hoy durante la misa de Pentecostés, oficiada en la basílica de San Pedro del Vaticano, que la Iglesia "supera todas las fronteras de raza, clase y nación".

El Pontífice manifestó que el Espíritu Santo la creó como "la Iglesia de todos los pueblos"y que ésta "abraza al mundo entero".

Joseph Ratzinger subrayó además que la Iglesia "no deriva de la voluntad humana, de la reflexión, de la habilidad del hombre y de su capacidad organizativa, ya que si fuera así ya se habría extinguido desde hace tiempo, como sucede con todas las cosas humanas".

El Pontífice señaló que si bien todas las festividades litúrgicas de la Iglesia son "grandes", la del Pentecostés lo es "en manera singular porque marca, alcanzado el quincuagésimo día, el cumplimiento del evento de la Pascua, de la muerte y resurrección del Señor Jesús, a través del don del Espíritu del Resucitado".

Benedicto XVI hizo además hincapié en que para los cristianos "el mundo es fruto de un acto de amor de Dios, que ha hecho todas las cosas y del cual Él se alegra porque es una cosa buena, una cosa muy buena".

Por ese motivo, según el Papa, Dios no es "innombrable y oscuro", sino que "se revela, tiene un rostro, Dios es razón, voluntad, amor y belleza".