Una estríper denuncia a otra por subir fotos suyas a la red

Posaron juntas en un estudio, pero no le pidió permiso

Imagen de archivo de una estríper en plena actuación
Imagen de archivo de una estríper en plena actuación

VALENCIA- Una modelo dedicada al estriptis en fiestas y celebraciones ha denunciado a una compañera por «subir» fotos suyas a una página de internet.

Al parecer, según fuentes próximas al caso, las dos compañeras acudieron juntas a un estudio fotográfico para realizarse diversas fotografías con las que luego pensaban promocionarse creando una página en internet.

De este modo, las estríper pretendía aumentar su clientela y darse a conocer para la celebración de diversas fiestas, sobre todo despedidas de soltero, en las que son habituales estos tipos de espectáculos.

Lo que, al parecer, no quedó claro fue el cómo, cuándo y dónde se subían las fotos, y estas decisiones fueron tomadas unilateralmente por una de las chicas, lo que enojó a su compañera que interpuso una denuncia por revelación de secretos.

De hecho, el Código Penal, en su artículo 197, señala que «el que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses».

Si además, estas imágenes se difunden, la pena puede ascender a cinco años.

De este modo, la pretendida publicidad que esperaban obtener, al menos una de ellas, se puede tornar totalmente en su contra si finalmente el tribunal estima delito e impone una pena que, obviamente, no tiene por qué abarcar al máximo estipulado en el tipo penal.