Sanidad y desigualdad por Sergio ALONSO

Sanidad y desigualdad, por Sergio ALONSO
Sanidad y desigualdad, por Sergio ALONSO

El destino siempre encierra paradojas. La primera y, posiblemente, más importante de todas las que se han producido con el cambio de Gobierno llegó de la mano de Zapatero, al transferir al Ministerio de Sanidad y Política Social los rescoldos de un ministerio en caída libre como era el de Igualdad. Paradoja porque a nadie le cabe ya la menor duda de que la Sanidad es el ámbito social en el que más desigualdades se registran dentro de la España autonómica. Le aguarda por tanto trabajo a Leire Pajín en su recién estrenado viaje sanitario: si de verdad quiere poner fin a las inequidades, las diferencias de género y la existencia de ciudadanos de primera y de segunda dentro de un mismo país, la nueva ministra se encuentra en el sitio idóneo para ello y puede echar mano incluso de Bibiana Aído, supuesta especialista en la materia.


La nueva ministra podría empezar tan ardua y necesaria tarea revisando, por ejemplo, el catálogo de prestaciones que ofertan las diferentes autonomías. Comprobará que hay lugares que ofertan gratis a sus ciudadanos servicios médicos que en otros sitios son de pago. Si analiza también la legislación farmacéutica, obtendrá asimismo valiosas conclusiones para limar las desiguadades. Verá que Navarra ofrece sin coste extra a sus fumadores las terapias que los adictos han de pagarse de su bolsillo en otros territorios. Comprobará también que hay diversidad autonómica en las restricciones a los fármacos, y que las diferencias salariales entre médicos y enfermeras de autonomías limítrofes son a veces siderales. Con el tiempo, Pajín se dará cuenta de que no hay mejor forma de garantizar la igualdad que ejerciendo el liderazgo que le corresponde a su nuevo Ministerio.