Un grupo de jóvenes da una paliza a un indigente alemán

Un grupo de jóvenes atacó ayer de madrugada en Palma de Mallorca a un mendigo de 41 años y de origen alemán. Los hechos ocurrieron en torno a las 4:30 de la mañana, cuando «cuatro o cinco» adolescentes se acercaron al indigente, que dormía en la plaza de España, y empezaron a escupirle, insultarle y zarandearle.

El agredido dormía al amparo de un quiosco en la Plaza de España
El agredido dormía al amparo de un quiosco en la Plaza de España

La Policía arrestó a lo largo de la tarde a dos jóvenes, mientras que a las 22.10 horas detuvieron a otra chica joven y a un menor por su presunta participación. La agresión se produjo enfrente de la acampada que los «indignados» tienen en la capital balear. Al presenciar este acto violento, varios miembros del movimiento 15-M se acercaron a socorrer al mendigo. En ese momento, los agresores cogieron tres cubos de pintura y lanzaron su contenido a la cara del indigente, lo que le provocó un broncoespasmo por la ingesta de la pintura. Efectivos de la Policía Local, así como una ambulancia, acudieron de inmediato y el agredido fue trasladado de urgencia al hospital de Son Litzer, dónde se encuentra ingresado en la UCI con pronóstico grave. Además, los tres botes de pintura también se transportaron al hospital para analizar su contenido químico para conocer las sustancias tóxicas que pudo ingerir la víctima.

El delegado del Gobierno en Baleares, Ramón Socías, señaló ayer por la tarde que la Policía está trabajando en el esclarecimiento de la agresión. Las investigaciones se han centrando en las descripciones que han facilitado los testigos y, en base a los testimonios, «hay dos sospechosos cuya investigación está más avanzada, uno de los cuales es un menor con una edad comprendida entre 14 y 16 años». Tras una rueda de prensa, el propio Socías fue muy crítico con los hechos y condenó las conductas violentas. «Este caso es muy preocupante y cada vez se están produciendo más comportamientos neonazis», aseguraba. No obstante, su mayor preocupación radicaba en que estas actitudes violentas se están dando con mucha frecuencia entre adolescentes, para los que ha recordado que «pese a su juventud, también tienen una resposabilidad en todos sus actos y existen centros de internamiento de menores para que sean castigados por ello». En la misma línea, ha lamentado que a esas horas se encontraran menores por las calles sin control parental, lo que, según Socías, refleja que «algo está fallando en la educación de los niños y adolescentes».