«Seré el presidente de todos los colombianos»

.
.

Juan Manuel Santos soñaba desde los 14 años con ser presidente, pero seguramente nunca pensó que alcanzaría su meta con tantísimos apoyos. Con el 70% de los votos, casi todas las fuerzas políticas en su coalición, y la mayoría absoluta en el Congreso, el presidente electo tiene todas las herramientas necesarias para lograr que Colombia sea un país más seguro y próspero.Sin duda el ex ministro de Defensa encontrará en Álvaro Uribe un fiel aliado y consejero, pero también marcará un estilo propio basado en la unidad y el talante. El presidente electo más votado de la historia invitó a sus opositores a trabajar unidos.Al hablar ante sus seguidores en el Coliseo de Bogotá sobre «la llegada de la hora de la unidad» (término que subrayó durante su discurso varias veces), Santos dijo que será el «presidente de todos los colombianos». De los que lo apoyaron y de los que no. Santos explicó que su Gobierno de «unidad nacional también admite la diversidad», por lo que anunció que incorporará a su programa postulados de los liberales y de los verdes. Y aseguró que no renunciará a buscar que Antanas Mockus, su rival en segunda vuelta, y sus compañeros lo acompañen para «trabajar por una Colombia justa, educada y próspera». Francisco Miranda, director de opinión del diario «El Tiempo», aclara a LA RAZÓN los distintos niveles que representa la unidad nacional de Santos. «Hay un nivel político, en el Congreso. Hay que tener en cuenta que Santos recibe el apoyo de todas las fuerzas del Gobierno de Uribe además de los liberales, por lo que tiene un respaldo mayoritario en las dos cámaras del 85%», afirma Miranda. «Ese gran acuerdo está en sintonía con el apoyo en las urnas del 70% y nos lleva a un segundo nivel que se manifestará en los ministerios. Qué cargos van a ocupar unos y otros, cómo conseguir que entren los radicales y los liberales en esa coalición de Gobierno que tradicionalmente primaba a los conservadores».«Esto hace la gobernabilidad de Santos mayor que la de Uribe. El presidente electo ya no dependerá tanto del Partido Conservador. Pero son muchos partidos adheridos a su causa. Santos tendrá que darles algo. Alguien tendrá que ceder, y los conservadores tienen todas las de perder», aclara.Y agrega «por último estaría el tercer nivel, el de las políticas estructurales que Santos piensa acometer. Ahí entra la reforma laboral, fundamental para nuestro país. Santos tendrá un músculo político amplio para poder gastar. Con una coalición tan grande Santos tiene un buen colchón que le permitirá sacar adelante esas reformas».