Griñán: «Amo profundamente Portugal»

El país vecino es el tercer destino de las exportaciones andaluzas en el mundo con 1.411 millones en 2009.

El presidente de la Junta de Andalucía, Jose Antonio Griñán, y el primer ministro de Portugal, José Sócrates, ayer, en Lisboa
El presidente de la Junta de Andalucía, Jose Antonio Griñán, y el primer ministro de Portugal, José Sócrates, ayer, en Lisboa

LISBOA (PORTUGAL)- Las «escenas de sofá», las frases protocolarias y el «marketing» lingüístico son, por regla general, inherentes a los viajes oficiales. De hecho, ayer, en la segunda jornada en Portugal del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, volvió a ponerse de manifiesto. En la agenda: una reunión con el presidente de la República Portuguesa, Aníbal Cavaco Silva, y otra con el primer ministro portugués, José Sócrates.Entre medias, el presidente andaluz clausuró un encuentro de empresarios de ambos lados de la frontera y fue allí donde jugó la baza de la cercanía y aseveró: «Amo profundamente Portugal». Griñán abogó por aprovechar las oportunidades de negocio que posibilitan las «magníficas relaciones y la buena imagen de marca» para impulsar una «comunidad ibérica», con un mercado potencial de más de 8 millones de andaluces y de casi 11 de portugueses. De hecho, las cifras confirman la fluidez de las transacciones entre ambos territorios: Portugal es el tercer destino de las exportaciones andaluzas en el mundo –1.411 millones en 2009– y las ventas a este país son mayores de las que se realizan en toda América Latina, Estados Unidos, Marruecos y Japón. A su vez, el Estado luso es el cuarto que más invirtió en Andalucía en 2009 y la región es el tercer destino de sus exportaciones, con una cifra que el pasado ejercicio superó los 1.400 millones de euros. Cariz distinto al netamente económico tuvieron los titulares de los encuentros políticos. Por un lado, el presidente andaluz comunicó a Cavaco Silva, en una reunión «cordial» de una media hora, su intención de implantar en la comunidad la enseñanza del portugués como segunda lengua optativa en los centros de Secundaria. La experiencia ya se ha desarrollado en una media docena de centros de la provincia de Huelva, y su extensión «paulatina» a todo el sistema educativo no sería una realidad antes de 4 ó 5 años. Por otro, el presidente andaluz dijo haber hablado con Sócrates «de la crisis, la UE…». «Pero –matizó– donde he encontrado un primer ministro emocionado es en todo lo que se refiere a la innovación, el conocimiento, al cambio del modelo productivo y, sobre todo, al coche eléctrico». Un área en el que prevén colaborar, como lo hacen ya, según el presidente andaluz, en otro tema: el AVE.