Liderar con el miedo por Fernando Chornet

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Todos los ejecutivos buscan hacerse respetar, pero muchos confunden el significado de este término. Respetar, según la Real Academia Española de la lengua es veneración o acatamiento hacia alguien, pero muchos de nuestros ejecutivos lo confunden con miedo. Consideran que la forma más fácil y rápida de conseguir que sus empleados acaten sus ordenes y trabajen con ellos es a través de atemorizarles a base de amenazas de despidos, recortes o simplemente gritándoles, olvidándose de que así no sólo será imposible generar esa veneración, sino que se granjearán el odio de sus colaboradores con las consecuencias negativas que eso tiene. Como bien dijo Platón, «el hombre que es temido de muchos a muchos ha de temer».
El escritor británico Aldous Huxler afirmaba que «el amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad». El miedo limita al hombre a pensar en cómo sobrevivir, no ser despedido, escapar, etc. En esos momentos no es necesaria la imaginación, no es útil la creatividad ni la alegría, de hecho, están de más. Si se lidera con miedo se están eliminando de la empresa todas aquellas características necesarias para conseguir diferenciarse de sus competidores, de conseguir esa ventaja competitiva que le ayude a desmarcarse y ser único.
Pero hay otras formas de liderazgo. Ayudar a sus empleados a que aprendan, a que crezcan como profesionales y sean mejores. Generar un buen ambiente de trabajo, donde se puedan comentar ideas libremente y los errores, sean de quien sean, puedan ser abiertamente discutidos para tratar de hallar la forma de que no vuelvan a ocurrir, a través de imaginación, creatividad y alegría. Pero lo que yo me pregunto es, ¿por qué no actúan así nuestros líderes? ¿Por qué prefieren el miedo? En mi opinión, lideran con lo que tienen dentro, miedo. ¿Y si no me toman en serio? ¿Y si no demuestro mi autoridad? ¿Qué ocurre si se me descontrolan los empleados por darles demasiadas confianzas? Esas dudas y desconfianzas son las que provocan el miedo de los líderes que prefieren ser temidos a tratar de buscar una empresa mejor.