MENÚ
viernes 24 mayo 2019
02:13
Actualizado

«No hay más que mirar las subastas para verlo», dice Draghi

El BCE cree que España e Italia van por buen camino

La primera reunión  en 2012 del consejo de gobierno del Banco Central Europeo llegó en un punto de inflexión, a la espera de ver si la «Gran Recesión» ha tocado fondo o si la recaída podría continuar hasta lo más hondo.

> España coloca 10.000 millones en bonos, el doble de lo previsto

  • El BCE cree que España e Italia van por buen camino

Tiempo de lectura 2 min.

12 de enero de 2012. 16:10h

Comentada
12/1/2012

Bruselas- El presidente de la institución, Mario Draghi, indicó ayer que están muy vigilantes a las «señales provisionales» de estabilización que les llegan de la economía de la eurozona y, aunque los riesgos a la baja continúan existiendo, las señales positivas de los dos gigantes del euro en la línea de fuego ayudan.


«No hay más que mirar a las subastas para ver lo que está pasando en España e Italia, creo que no son necesarios más comentarios», dijo en referencia a la buena colocación de los títulos de ambos países, al ser preguntado sobre las reformas y ajustes puestos en marcha por Madrid y Roma en los últimos días. La mejoría de la salud de la tercera y cuarta economía del euro sería buena noticia para desbloquear el sistema financiero europeo, algo necesario para que el crédito fluya y así financiar el tan esperado crecimiento.


El BCE optó así por mantenerse en guardia, sin nuevas bajadas del tipo de interés, situado en el 1% tras dos meses de rebajas, y sin anunciar otras medidas no convencionales. Eso sí, en caso de que los europeos no recuperen el crecimiento y el empleo, como procurarán empezar a fijar con la cumbre europea de finales de mes, y la recesión termine por golpear con fuerza de nuevo, como algunos analistas esperan, Draghi dejó ligeramente la puerta abierta a un abaratamiento del dinero incluso más allá de este suelo del 1% que su antecesor, Jean Claude Trichet, no rompió incluso cuando la crisis más golpeó en 2008-2009. «Nunca nos comprometemos de antemano», dijo ambiguamente en el siempre cuidado lenguaje de los banqueros centrales.


El modo «standby» del BCE se explica sobre todo porque cree que los 489.000 millones de euros de la barra libre de liquidez de diciembre todavía tienen que ser digeridos por la banca europea, con otra subasta a tres años programada además en febrero. «Cuanto más tiempo pasa, más efectiva parece» la inyección de diciembre, señaló Draghi. En este sentido, rechazó que la cifra récord de 471.000 millones de euros depositados por la banca europea en los cofres del BCE perteneciera al dinero prestado por Fráncfort, lo que significaría que los bancos se guardaron el dinero por la desconfianza en la situación y no lo utilizaron para reparar el crédito. Draghi argumentó que muchos de los depositarios son entidades y agentes a los que no prestaron capital en la macroinyección.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs
Política USA by José María Peredo
Europas