Al menos 50 muertos este lunes en ciudad siria de Homs

Al menos cincuenta personas murieron ayer, lunes, en la ciudad central de Homs, uno de los bastiones de la oposición al régimen de Siria, por la represión de los leales al presidente Bachar al Asad, denunció hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El grupo opositor explicó que un activista les relató cómo vio los cadáveres de 34 personas "secuestradas"ayer por matones del régimen en una plaza del barrio de Al Zahra en Homs.

El Observatorio apuntó que varios distritos de la ciudad fueron objeto de bombardeos intensos durante el día de ayer, como el barrio de Al Jalidiya, donde dos personas perecieron y nueve resultaron heridas, entre ellas un menor que perdió la mano, o el de Al Nasihin donde otro civil falleció.

Además, cuatro personas, entre ellas tres miembros de la misma familia, perdieron la vida por disparos en un puesto de control en la zona de Dir Balaba, mientras que un joven murió por las balas de francotiradores en el barrio de Al Bayada y otro en el distrito de Yurat al Shaiá durante un funeral.

En el barrio de Karam al Zeitun, las fuerzas de seguridad irrumpieron en varias viviendas y mataron a dos personas, dijo el Observatorio, que agregó que otro civil falleció en el área de Al Gota en Homs por un ataque de seis vehículos blindados.

A esas víctimas se suman un joven muerto por disparos de los efectivos de seguridad en la carretera que une esa ciudad con Tartús, junto a la costa mediterránea; dos fallecidos en los alrededores de Homs y otro en Telbise, en la misma provincia.

Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente por las restricciones impuestas por las autoridades sirias a los periodistas para trabajar.

Ayer, la Liga Árabe decidió mantener las sanciones económicas impuestas a Siria y rechazó dar nuevas oportunidades a Damasco para que acepte el plan árabe y una misión de observadores para poner así fin a la crisis.

De esta forma, la organización panárabe respondía a las nuevas condiciones planteadas por el régimen sirio para aceptar el envío de observadores a su territorio.

La cifra de víctimas de la represión de las manifestaciones antigubernamentales en Siria desde el pasado mes de marzo supera con amplitud las 4.000, señaló el jueves pasado la alta comisionada de la ONU de Derechos Humanos, Navi Pillay, quien agregó que la situación en el país se dirige hacia una guerra civil.