Las FARC siembran el pánico en Bogotá

Dos muertos en un atentado contra un ex ministro de Uribe

Las FARC son una serpiente descabezada y herida, pero aún es peligrosa. Ayer, dos personas murieron en Bogotá y otras 41 resultaron heridas en un ataque con explosivos contra el ex ministro del Interior Fernando Londoño que destruyó varios vehículos y causó daños en edificios. El presidente Juan Manuel Santos dijo que su Gobierno está trabajando para identificar y capturar a los responsables del hecho, que al cierre de esta edición no había sido reivindicado. «Al doctor Fernando Londoño le hicieron un atentado que condenamos. No entendemos cuál es el propósito, pero de todas formas tengan la seguridad de que el Gobierno no se va a dejar descarrilar por estos actos terroristas», declaró.
Londoño sufrió heridas en el abdomen y en la cabeza, pero está fuera de peligro. «Estoy bien, la herida más profunda la llevo en el alma», declaró desde el hospital.
Las imágenes transmitidas por la televisión colombiana mostraron al ex ministro cuando se alejaba del lugar del ataque con el rostro y la camisa ensangrentados y protegido por dos escoltas, uno de ellos portando una pistola en su mano derecha.
Fuentes policiales dijeron que dos hombres en una motocicleta se acercaron al vehículo en el que se desplazaba Londoño y colocaron una bomba sobre uno de los costados del automóvil blindado. Otros testigos aseguran que colocaron el artefacto en el parabrisas y que inmediatamente estalló. «Qué siga vivo es un milagro», comentaba un hombre de mediana edad, que se encontraba cerca en el momento de la explosión.
El general Luis Eduardo Martínez, comandante de la Policía de Bogotá, afirmó que tiene evidencias «contundentes» de que el atentado perpetrado ayer por la mañana en Bogotá fue perpetrado por los narcoterroristas. «Detrás de esto están los terroristas de las FARC. Los dementes, los desquiciados de las FARC. A nadie más se le puede atribuir», condenó el general. Además, le envió un mensaje a la guerrilla: «Que tengan el valor para desmentir lo que estamos diciendo. Tenemos elementos suficientes para decir lo que estamos diciendo».


Combativo periodista
Londoño es azote de Santos desde un programa radiofónico (le acusa de no ser suficientemente duro con las FARC). Ejerció como ministro de Uribe entre 2002 y 2004, cuando fue inhabilitado por su implicación en varios escándalos de corrupción.