El Vaticano pide a los fieles ayuda para los cristianos de Tierra Santa

El Vaticano ha pedido a los fieles de todo el mundo que participen en la llamada Colecta del Viernes Santo 2011 para ayudar a los cristianos que viven en Tierra Santa, una minoría en medio de la mayoría islámica, "que sufren el martirio y padecen por la inestabilidad o la ausencia de la paz".

La petición la ha hecho el cardenal argentino Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, en una carta enviada a todos los sacerdotes católicos del mundo y hecha publica hoy por el Vaticano, en la que señala que Tierra Santa "espera la hermandad de la Iglesia universal".

Sandri denunció el recrudecimiento de la violencia hacia los cristianos en Oriente Medio, cuyas consecuencias -señaló- se perciben fuertemente en Tierra Santa.

"Los cristianos de Oriente sufren el martirio y padecen por la inestabilidad o la ausencia de la paz. La señal más preocupante sigue siendo el éxodo imparable. La emigración cristiana está empobreciendo toda la zona de las fuerzas más vitales, la que constituyen las jóvenes generaciones", escribió el cardenal.

El purpurado exhortó a los cristianos de Oriente Medio, echando mano a unas palabras de Benedicto XVI, a no resignarse a la falta de paz.

"La paz es posible, la paz es urgente, la paz es la condición indispensable para una vida digna del ser humano y de la sociedad. La paz es el mejor remedio para evitar la emigración de Oriente Medio", aseguró Sandri.

El Vaticano también informó hoy de que con la colecta de 2010 la Custodia de Tierra Santa -la institución que se encarga de la custodia de los Santos Lugares y que gestionan los franciscanos- realizó obras y otros proyectos en Ain Karem (el santuario de Juan el Bautista), Betania (santuario de Betania) y Belén (iglesia parroquial de Santa Catalina).

También en Jerusalén (el convento de San Salvador, santuario Dominus Flevit, santuario de la Flagelación y el estudio bíblico franciscano), Magdala (iglesia de María Magdalena), Jafa (iglesia de san Antonio), Monte Tabor (santuario de la Transfiguración), Naim (santuario de Naim), Tabga (santuario del Primado de Pedro), Monte Nebo (Jordania, santuario Memorial de Moisés) y Getsemaní (valle del Cedrón).

Asimismo se sufragaron becas de estudios para jóvenes y programas de ayudas a las familias, se construyeron escuelas, casas para matrimonios jóvenes y para pobres y actividades culturales.

Los católicos sólo son el 1,8 por ciento de la población en Israel y los territorios palestinos y el 1,9 por ciento en Jordania, según datos facilitados por el Vaticano, que precisó que en total son unos 240.000 en toda Tierra Santa.