Historia

«San Isidro era un vago un ‘indignado'»

Alfonso Ussía apadrinó la primera de las tertulias de LA RAZÓN

Invitar a Alfonso Ussía a presidir la presentación del Ciclo de Tertulias de San Isidro supone arriesgarse a que la conversación derive hacia la tortilla de patatas, Cabezón de la Sal, el conde de Foxá o el sexo de los ángeles. Y esto, que se convierte en una tortura para el periodista, a quien el papel siempre le parecerá escaso, es toda una delicia para sus compañeros de mesa y un lujo para LA RAZÓN, que aspira a retomar por cuarta vez la tradición tertuliana de la capital y analizar con especialistas en diversos campos los temas candentes de la actualidad.

El patrón matritense estuvo muy presente en el almuerzo celebrado en el Club Financiero Génova, un convite regado con vinos de la Bodega Franco-Española y aromatizado por las fragancias de Álvarez Gómez. Epigramático, como siempre, y, como siempre, mordaz y divertido, Ussía sentenció: «San Isidro siempre me pareció un vago, debería ser el patrón de los ‘indignados'». La coincidencia de ambas efemérides, la del santoral y el aniversario del 15-M, no pasó desapercibida entre los asistentes, quienes debatieron en torno al movimiento, para posteriormente reflexionar sobre la fiesta patronal, últimamente «descafeinada». Manuel Torres, director de Publicidad de LA RAZÓN, abogó por «recuperar la tradición de las tertulias» y Arrate Oromí, directora gerente del Club Financiero Génova, valoró el éxito del «desayuno castizo», compuesto exclusivamente por churros y chocolate, que el Club celebró el día 15.

Estanislao Massiá, director general de la Agencia Pressence, consideró, en cuanto al ciclo isidril que se celebra en Las Ventas, que «la fiesta se ha convertido en algo muy protocolario» debido a la presión de un sector del tendido, el temido «siete». «La Fiesta es eso, una fiesta y no una tortura, y los del ‘siete' lo han convertido en una tortura», añadió Ussía, quien valoró la calidad y la exigencia del público madrileño, pero rechazó que «en Madrid entiendan más de toros que en otro sitio». «Es la plaza más mediática», apuntó Monty Parera, delegada de Audiovisual Española-LA RAZÓN en Cataluña.

Al hilo de la más rabiosa actualidad, también se comentó la cancelación del viaje de la Reina a Londres motivada por la visita del príncipe Eduardo de Inglaterra a Gibraltar. Ussía estimó que «es absurdo la que se ha montado en torno a este asunto. Si viniera la Reina sería una impertinencia, pero al conde de Wessex no lo conocen ni en su propio país». Los asistentes se refirieron, asimismo, a la Monarquía española, una institución que, según el escritor, «es antigua y por tanto no tiene sentido quienes hablan de modernizarla, lo que hay que hacer es adaptarla».

Ussía defendió el valor de la Realeza en España, ya que, señaló, «en un país tan enfrentado ideológicamente como el nuestro, con una derecha amansada desde la Transición, y el poso de rencor de la izquierda, se necesita una figura que esté por encima de todo». Los comensales estuvieron de acuerdo en señalar que la Monarquía española es menos onerosa para las arcas públicas que, por ejemplo, la República Francesa. El columnista de LA RAZÓN consideró que «el presidente en Francia es un rey absoluto. Giscard d'Estaing, por ejemplo, dejaba a su derecha siempre un sitio vacío para que nadie se sentara». Y de Giscard a Holland: «Ya quisieran tener en España un líder socialista como Hollande, y sobre todo una mujer de un líder socialista como la de Hollande».

Carlos Eguizábal, presidente de Bodegas Franco-Española; Raquel Ruiz, directora de Marketing de la firma; Juan Carlos García, director general comercial de BMW-Inauto; José Manuel Orol y Patricia Fominaya, ejecutivos de Publicidad de LA RAZÓN, también formaron parte de este encuentro inaugural del Ciclo de Tertulias de San Isidro, que reunirá hasta el 7 de junio a especialistas de temas como el turismo, la música, los toros, la automoción, la belleza o el lujo.
Los invitados disfrutaron de un almuerzo en el restaurante del Club compuesto de aperitivos varios, una ensalada con salmón y aguacate, arroz cremoso con rabo de toro y tarta de San Marcos, de postre. Eso sí, Alfonso Ussía no se resistió a pedir «lo de siempre»: huevos fritos con patatas.

 

El menú
UN LUGAR: Restaurante del Club Financiero Génova, calle Marqués de la Ensenada, 14. Madrid.
PLATOS:Aperitivos: aceitunas, croquetas, chupitos de temporada y patatas fritas. Primero: Ensalada Club. Segundo: Arroz cremoso con rabo de toro. Postre: Tarta de San Marcos. VINOS:Bodega Franco-Española. Vino Blanco Diamante. Vino Tinto Rioja Crianza Bordón.
AROMA:Fragancias de Álvarez Gómez.