Operadores e instituciones debaten sobre las estrategias turísticas para Andalucía

La apuesta por las nuevas tecnologías, los mercados emergentes y el desarrollo de la excelencia, claves del Primer Foro LA RAZÓN-BBVA celebrado en Málaga

Nuevas ideas, debate y diálogo para un sector que, pese a su resistencia ante la crisis global, exige más resultados y ampliar horizontes. El turismo, las instituciones y los operadores, reunidos en el I FORO LA RAZÓN-BBVA para hablar abiertamente, al inicio de la temporada alta, sobre las medidas a tomar para mejorar los niveles de rentabilidad y ocupación.
Celebrada en la que fuera sede de la Diputación de Málaga, y con la colaboración de esta institución, la cita contó con la participación del vicepresidente de la Diputación y alcalde de Torremolinos, Pedro Fernández Montes; el primer edil de la capital malagueña, Francisco de la Torre, y su delegado de Turismo, Damián Caneda; la regidora de Marbella, Ángeles Muñoz; el director del hotel Meliá Costa del Sol, Carlos Franco; el director técnico de Tour Díez Travel, Daniel Cortés; el gerente de Málagaport, Sebastián Camps; el responsable de La Moraga, Luis Ballesteros; los directivos del BBVA Luis Llorens y Manuel López; y el director de Onda Cero Málaga, José Manuel González.

El encuentro, moderado por el delegado de LA RAZÓN, Paco Reyero, puso de manifiesto las reivindicaciones de los operadores, que, con carácter general, reclamaron mejorar la promoción, simplificar las herramientas de acceso a los distintos productos turísticos y ampliar los polos de atracción de nuestros destinos, salvando diferencias y localismos de nula rentabilidad. En este sentido, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, señaló a la Costa del Sol como un destino internacional, una puerta de entrada al resto de Andalucía, que con infraestructuras, trenes y vías de comunicación desarrolladas, daba acceso a otros productos como la Alhambra de Granada. La apertura de nuevos mercados, incluso en estos tiempos de recorte de la promoción exterior por parte de la región, fue señalada por Carlos Franco. El responsable del Meliá Costa del Sol puso como ejemplo la campaña llevada a cabo por Barcelona –«empapelaron todas las farolas de las cinco grandes ciudades rusas»– para hacerse con el mercado ruso: «Un turista queda colmado cuando conoce la Costa del Sol». Para el primer edil de Torremolinos, Pedro Fernández Montes, es obligado distribuir justamente las ayudas andaluzas a los municipios maduros. El director técnico de Tour Díez Travel, Daniel Cortés, amplió el debate al introducir las nuevas formas de captar a los turistas y reorientar la publicidad tradicional ante la irrupción de las nuevas tecnologías. «Nuestra apuesta debe ser por la calidad». La alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, abundó en la variada oferta turística de su ciudad, la gran apuesta por la industria cultural y el saneamiento ordenado de las cuentas públicas. Sobre esta oferta diversificada, el responsable de Málagaport, Sebastián Camps, apuntó que «el crucerista es un viajero que vive a bordo, como en un paraíso. Se le dan todas las atenciones, tiene casinos, juego, comida, atención personalizada…en cierta medida se desclasa. Y cuando llega a puerto, esa sensación hay que mantenerla al llegar a la calle, a Málaga o cualquier otra ciudad donde la oferta se complementa y se multiplica». Como representante de una empresa de excelencia gastronómica, Luis Ballesteros, de La Moraga, subrayó la calidad de nuestros productos y destinos, «tenemos que aprender a vender como los franceses o los italianos». Por último, los directivos del BBVA, Luis Llorens y Manuel López, dijeron que el concepto «glocal» –globalización con matiz local– es una guía de actuación para su entidad financiera: «La dimensión del BBVA pone el foco en los entornos donde actúa y se compromete con ellos. Una prueba es la participación del banco en este foro para conocer, de primera mano, la realidad de un sector clave. Queremos apoyar el crecimiento y para eso necesitamos buenos proyectos».