Lérida prohibirá el burka en los edificios públicos

El Ayuntamiento vetará la entrada a las mujeres que usen burka a los centros cívicos, educativos y deportivos.

Lérida sólo puede prohibir el uso del burka en los equipamientos municipales
Lérida sólo puede prohibir el uso del burka en los equipamientos municipales

BARCELONA- «Se prohibirá entrar y permanecer con vestimentas como el burka o el niqab en los edificios públicos». Con estas palabras el alcalde de Lérida, Àngel Ros (PSC), comunicó ayer que su ciudad se convertirá en el primer municipio español que regule el uso de esta vestimenta. Tras el informe jurídico que ha realizado el Ayuntamiento de Lérida, en el que rechaza controlar esta vestimenta en la vía pública, el alcalde ha encontrado otra salida para vetar el velo integral que «incumple con los valores de igualdad de género y libertad», aseguró.

«La identidad tapada»Así, el consistorio «modificará la ordenanza de usos y accesos en los centros municipales para restringir la entrada a aquellas personas que lleven tapada su identidad», explicó Ros. El informe jurídico dictamina que «una normativa municipal no puede regular los derechos y libertades fundamentales, como la libertad religiosa», explicó el regidor de CiU, Isidre Gavin, impulsor de la moción. De este modo, CiU ha modificado su propuesta inicial y presentará este viernes en el pleno municipal una moción consensuada con PSC y a la que espera que se una el PP y ERC. Además de limitar el acceso a cualquier persona con un velo integral en los pabellones deportivos, centros educativos y cívicos o bibliotecas municipales, la moción pide tanto a la Generalitat como al Gobierno que, «a través de la legislación de ámbito superior y mediante sus competencias, regulen el uso de esta vestimenta en la vía pública». La propuesta sugiere también actividades pedagógicas y de formación a todos los colectivos de la ciudad para garantizar el respeto a la dignidad de la mujer, así como la participación de la Asamblea de Religiones, que reúne 20 creencias, para impulsar el diálogo y difundir los valores comunes. «No vamos a decir nada», dijo el imán de un oratorio ilerdense, Morro Haité. A pesar del mutismo, la comunidad islámica de Ponent y Pirineo anunció que recurrirá esta medida ante el Tribunal Constitucional y ante la Unión Europea. «Es una medida que vulnera la libertad de culto y coarta la libertad de la mujer musulmana, que lleva el velo voluntariamente para seguir el mandato de Alá», dijo Abdul Karim, portavoz de la comunidad.

Manifestación ante el ayuntamientoLa asociación Watani está organizando una manifestación ante el Ayuntamiento de Lérida para el próximo viernes al mediodía para protestar contra la prohibición del burka en los espacios públicos. «Queremos manifestar que las mujeres tienen derecho a elegir por ellas mismas si quieren llevar el burka o no», dijo su portavoz Mourad Elboudouhi. «No estamos a favor del burka ni en contra, lo que manifestamos es la capacidad y la libertad de la mujer a decidir», indicó. «Esta normativa es un poco exagerada. Por tres mujeres que usen burka, no se hace una ley. Lo hacen para que olvidemos cosas importantes», opinó.