Más internado que nunca

«El internado» resolverá, según la productora, «el 99% de las incógnitas», y llevará a cabo un gran evento para su último capítulo. 

El ejército vallará el perímetro del colegio y nadie podrá salir ni entrar para que no se propague el virus
El ejército vallará el perímetro del colegio y nadie podrá salir ni entrar para que no se propague el virus

Todavía habrá que esperar hasta el último trimestre del año para ver el último capítulo, que tendrá su propio evento (ahora se emiten ocho y, tras el parón veraniego, los siete restantes), pero cuando menos parece que esta última temporada de «El internado», que A-3 estrena hoy, resolverá «el 99% de las incógnitas». Así lo afirmó ayer su productor ejecutivo, Mariano Baselga, mientras la directora de Ficción de la cadena, Sonia Martínez, precisaba que «aquí no están todos muertos («Perdidos») ni todo ha sido un sueño («Los Serrano»). Para Sonia Martínez, esta producción ha demostrado «que se podía hacer series de género en nuestro país, con un gran elenco y con un nivel de producción similar a las que vienen del otro lado, sin complejo alguno». Por ese motivo cree que «El internado» ha supuesto «un antes y un después para el panorama de la ficción nacional». Dos nuevos y regresoEn estos últimos 15 capítulos, en los que, como señala Mariano Baselga, «el internado va a ser más internado que nunca, porque nadie podrá entrar ni salir de él por el virus liberado» (una valla de espino rodeará el colegio y el ejército declarará el estado de sitio en la zona), habrá dos nuevas caras y un regreso sonado, el de Luis Merlo, que afirma que «yo soy la prueba viviente de que en esta serie puede pasar de todo, que los muertos vuelvan a vivir y que los vivos estén a punto de morir». Los nuevos son Iñaki Font («Cazadores de hombres»), que dará vida al teniente Garrido, el hombre que está al mando de las tropas que rodean el colegio para evitar a toda costa que el virus se difunda, y Eduardo Mayo («Águila roja»), que visitará el centro para hacer una visita inesperada a uno de sus habitantes y que ahora no puede salir.

En estos últimos capítulos se seguirá con el mismo nivel de grabación de diez días por episodio. En el primero de ellos se resolverá toda la trama de Noiret (ya no volverá a aparecer), y en los restantes los chicos intentarán encontrar nuevas pistas sobre el asesino de Carol; la relación entre Julia e Iván será problemática, por los efectos secundarios del virus en él; y Fermín, el cocinero, será más héroe que nunca.