África

La CE quiere reforzar la misión de Frontex ante una posible oleada de inmigrantes

La Comisión Europea quiere reforzar la operación "Hermes"de la agencia de control de fronteras (Frontex) en la isla italiana de Lampedusa ante una posible nueva oleada de inmigrantes del norte de África, según una carta remitida hoy a los países de la UE por la comisaria de Inmigración, Cecilia Malmstrom.

El documento, enviado de cara a la reunión que los ministros comunitarios de Interior celebrarán en Luxemburgo el próximo lunes, pasa revista a las acciones adoptadas por la Comisión y a las previstas a corto y largo plazo para afrontar la crisis migratoria creada tras las revueltas de los últimos meses en el norte de África.

A la vista del "continuo y posible aumento de los flujos de inmigrantes irregulares de la zona sur del Mediterráneo", la Comisión considera necesario reforzar "de forma considerable"la misión de Frontex con el envío de "medios técnicos adicionales"y la puesta a disposición de "herramientas más efectivas".

La propuesta, incluida entre las acciones a adoptar a corto plazo, debería además impulsar las negociaciones entre Frontex y los países de la región, en particular Egipto, Marruecos, Turquía y Túnez, para establecer unas directrices en materia de control de fronteras, según propone la carta.

Malmstrom recuerda, por otra parte, que en caso de que se produjera una importante presión migratoria, los estados miembros de la UE podrían pedir el despliegue de equipos de asistencia al asilo. La comisaria explica además que la CE estudia la posibilidad de poner en marcha un "proyecto operativo común entre la UE y Túnez"para abordar la situación de la inmigración irregular en el Mediterráneo.

La iniciativa serviría para ayudar a las autoridades tunecinas a controlar las fronteras, combatir las redes de tráfico de personas, y facilitar la repatriación de tunecinos, y a la vez asistiría a las autoridades de los países de la UE más afectados a la hora de afrontar el impacto de los flujos migratorios.

Por otra parte, la comisaria, que se declara "preocupada"por la llegada a la UE de refugiados procedentes de Libia, reitera en la carta su llamamiento a la "solidaridad"a los países de la UE para acoger a algunas de esas personas. Además, explica que el Ejecutivo comunitario está preparado para revisar, con los países dispuestos a acoger a refugiados, las posibilidades de financiación con cargo a los fondos europeos.

En cuanto a las medidas a largo plazo, la comisaria menciona la necesidad de crear un "diálogo estructurado"con las autoridades de Egipto y Túnez para "identificar áreas de cooperación". También se refiere a la propuesta, respaldada por los líderes de la UE en la última cumbre del 24 y 25 de marzo, de dar un nuevo enfoque al acuerdo en materia de inmigración, movilidad y seguridad con los países de la ribera sur del Mediterráneo.

Esta misma semana, Francia había pedido a la Comisión Europea una acción urgente para resolver la crisis migratoria en el Mediterráneo, que ha creado últimamente tensiones entre París y Roma por el paso a suelo francés de inmigrantes procedentes de Italia.