La Audiencia justifica que Usabiaga siga libre porque no se ha fugado

La Sala de lo Penal no ve ahora relevantes los supuestos cuidados a su madre enferma, que Garzón esgrimió para excarcelarlo. El tribunal rechaza el recurso de la Fiscalía

El pasado martes «LA RAZÓN» ya adelantó que tanto Usabiaga como Arnaldo Otegi aprovecharon  la situación de crisis que se vivía en ETA
El pasado martes «LA RAZÓN» ya adelantó que tanto Usabiaga como Arnaldo Otegi aprovecharon la situación de crisis que se vivía en ETA

MADRID- El Gobierno de Zapatero no es el único que ha aprovechado el primer partido de España en Suráfrica para aprobar una medida polémica (en su caso la anunciada reforma laboral). Con media España pendiente del estreno de la selección en el Mundial, la Audiencia Nacional rechazó ayer que, como pedía la Fiscalía, Rafael Díez Usabiaga deba volver a prisión. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dejó en libertad bajo fianza de 30.000 euros al ex secretario general del sindicato abertzale LAB el pasado 26 de abril con el argumento de que debía cuidar de su madre enferma, que solicitó que fuese su hijo quien la atienda, acogiéndose a la Ley de Dependencia. Y pese a que esa petición apenas ha comenzado a tramitarse, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal ha avalado la decisión de Garzón, haciendo oídos sordos a la Fiscalía, para quien el motivo esgrimido por Usabiaga era un «artificio» para conseguir eludir la prisión.El tribunal –integrado por los magistrados Alfonso Guevara, Guillermo Ruiz Polanco y Clara Bayarri– mantiene en su resolución que, al margen de la situación de su madre, que «tiene ahora un valor únicamente relativo», Usabiaga ha cumplido durante los dos últimos meses en libertad las obligaciones que le impuso Garzón, entre ellas comparecer dos veces por semana en comisaría y no salir de España sin autorización judicial.La Sala esgrime un informe médico ratificado ante Garzón por el facultativo que atiende a la madre de Usabiaga que certifica que ésta «padece un carcinoma necesitado de tratamiento de radioterapia y quimioterapia» que la mantiene «recluida en su domicilio por razón del deterioro físico derivado de la mencionada patología, padeciendo además un notable cuadro depresivo». Por tanto, concluye el tribunal, «nada parece apuntar a la necesidad de revocar la situación presente decidiendo el regreso» del ex secretario general de LAB a prisión, tal y como reclamaban la Fiscalía y la asociación de víctimas Verde Esperanza, que se adhirió a la petición del Ministerio Público.

Grave dolenciaLa Audiencia asegura que el hecho de que ese informe forense reseñase que la madre de Usabiaga es «autónoma para las actividades de la vida diaria» y sólo requiere de «ayuda de terceras personas para desplazamientos» fuera de su domicilio «en modo alguno contradice la grave patología que sufre». En cuanto al riesgo de fuga, la resolución –de la que ha sido ponente Ruiz Polanco– hace hincapié en que Garzón ya sopesó esta posibilidad antes de dejar en libertad a Usabiaga y la Sala «carece de argumentos de alguna enjundia» para rebatir al instructor de la causa, suspendido cautelarmente de sus funciones el pasado 14 de mayo. Además, insiste en que, con la jurisprudencia en la mano, si existe «una duda más que razonable» al respecto, la balanza debe inclinarse a favor de la libertad del procesado.

Argumentos «insuficientes»En su recurso, la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que dirige Javier Zaragoza, tachó de «insuficientes» los argumentos del dirigente sindical y recordó que a otros procesados, en igualdad de condiciones, se les ha mantenido en prisión. Sin ir más lejos, la Audiencia denegó la libertad al ex portavoz de la ilegalizada Batasuna Arnaldo Otegi cuando éste pidió salir de la cárcel para ocuparse de su padre esgrimiendo, además, que su hija estaba sometida a tratamiento psicológico.Usabiaga fue encarcelado en octubre de 2009 por intentar reconstruir Batasuna a través de Bateragune y Garzón le procesó tres meses después por integración terrorista. El magistrado acordó su libertad bajo fianza en atención a la «circunstancia humanitaria» esgrimida por el ex secretario de LAB debido a la «grave dolencia» de su madre. La Fiscalía recurrió esa decisión reseñando que esa iniciativa parecía «diseñada» para que Usabiaga pudiese salir de la cárcel. Para el Ministerio Público resultaba sorprendente que ni siquiera se hubiese constatado, antes de permitir a Usabiaga abandonar la prisión, si «otros familiares directos en mejores condiciones» estaban en condiciones de atender a su madre.

Más de mil presos en las mismas circunstancias- Funcionarios de prisiones aseguran que, de los 64.000 presos que hay en España, más de 1.000 estarían en iguales circunstancias que las aludidas por el secretario general del sindicato LAB, Rafael Díez Usabiaga: en la necesidad de pedir permisos especiales para asistir a una persona dependendiente, en este caso su madre. Sin embargo, «nunca antes» se llegó a conceder una libertad similar, aseguran estas mismas fuentes. Instituciones Penitenciarias no cuenta con cifra alguna sobre los reclusos en estas condiciones.

Pieza clave en la vía política- El pasado martes «LA RAZÓN» ya adelantó que tanto Usabiaga como Arnaldo Otegi aprovecharon la situación de crisis que se vivía en ETA desde mediados del pasado año para tratar de refundar Batasuna y abrir de esta manera la vía política. Mantuvieron varias reuniones en Francia con dirigentes etarras, que les informaban puntualmente de la situación en el seno de la organización terrorista. Incluso la propia banda les había entregado las actas de expulsión de Francisco Javier López Peña («Thierry») y de la abogada Yolanda Molina.