Decisión inoportuna e inapropiada en Melilla

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La decisión de retirar –justo ahora, en plena crisis con Marruecos– a los 14 agentes de la Brigada de Respuesta a la Inmigración Clandestina (BRIC) del puesto fronterizo de Melilla no puede ser más inoportuna. El Ministerio del Interior debería recapacitar porque, además de garantizar el control y la vigilancia en la zona en un momento especialmente crítico, las autoridades marroquíes lo pueden interpretar como un gesto de debilidad y como cesión a sus inaceptables reclamaciones.