Cárcel para José María Del Nido

Condenado a 7 años y medio de prisión y 15 de inhabilitación absoluta por los 6,7 millones de euros que facturó al Ayuntamiento de Marbella; deberá pagar 2,7 millones

MÁLAGA- El abogado y presidente del Sevilla FC, José María del Nido, ha sido condenado a siete años y medio de prisión y quince de inhabilitación absoluta por fraude en concurso medial con los delitos continuados de prevaricación y malversación de caudales públicos, al igual que el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz, a quien la Sección Tercera de la Audiencia de Málaga ha impuesto la misma condena en el «caso Minutas».

El tribunal que ha juzgado las presuntas irregularidades en los encargos efectuados por el Ayuntamiento malacitano establece que Del Nido deberá indemnizar al Consistorio costasoleño con 2,7 millones de euros mientras que en el caso del ex regidor la multa asciende a algo más de tres millones de euros.

La sentencia, hecha pública ayer, condena al que fuera durante más de una década gerente de Urbanismo del Ayuntamiento marbellí, Juan Antonio Roca, a cuatro años de cárcel por delitos de fraude y malversación de caudales públicos, y a la ex mujer de Del Nido, Ángeles Carrasco, a dos años de prisión como cooperadora necesaria de un delito de fraude en concurso medial con un delito continuado de malversación de caudales públicos.

La Sala condena a los que fueran responsables de sociedades municipales del Ayuntamiento marbellí Esteban Guzmán, Modesto Parodia, Victor Cohen, Alfredo Chica y Manuel Vázquez, mientras que absuelve a los ex concejales del Grupo Independiente Liberal (GIL) Alberto García Muñoz, Tomás Reñones, Rafael González y Marisa Alcalá, y al ex secretario municipal Leopoldo Barrantes.

La causa tuvo su origen en la querella interpuesta en el año 2006 por la Fiscalía Anticorrupción tras constatar que el letrado sevillano facturó 6, 7 millones de euros entre 1999 y 2003 al Ayuntamiento a sociedades muncipales. Su actividad cesó tras la moción de censura de 2003 que le dio la Alcaldía a Marisol Yagüe.

El fallo judicial determina que Del Nido, a quien se absuelve de falsedad documental y de delito societario continuado, así como de de tráfico de influencias, apropiación indebida, presentación de documento falso y deslealtad profesional, asumió la defensa del Consistorio marbellí ante el proceso fiscalizador abierto por el Tribunal de Cuentas para lo que le fueron efectuados encargos «innecesarios». Según la sentencia, el Ayuntamiento sufrió la pérdida de «varios millones de euros en una continua desviación de caudales públicos a fines distintos de los fijados por el ordenamiento jurídico» y, entre el citado período «de una forma que puede calificarse de sistemática por su reiteración, los acusados que han resultado condenados descapitalizaron en su propio interés el Ayuntamiento de Marbella con una serie de contratos nulos».

La Sala entiende que «no sólo fue inexistente en todos ellos el respeto a las más elementales normas administrativas de adjudicación de contratos públicos, sino que en la inmensa mayoría de los casos enjuiciados en este proceso los encargos que pretendían justificar los pagos eran innecesarios para los fines institucionales y con un presupuesto tan ilimitado como incierto».

Expone además su convicción de que las designaciones objeto de acusación tenían como principal justificación «la de proporcionar excusas para el libramiento de improcedentes facturas para satisfacer el ánimo de lucro de Julián Muñoz, José María del Nido y los demás participantes de los acuerdos fraudulentos a costa de las arcas municipales».

La sentencia, de 480 folios, no es firme hasta tanto se resuelva el recurso de casación que los condenados pueden presentar ante el Tribunal Supremo, en el plazo de cinco días y, en última instancia ante el Tribunal Constitucional. La causa comenzó a enjuiciarse el 6 de abril de 2010 y terminó el pasado 24 de junio.

En su escrito final de acusación, el fiscal agravó la pena para Del Nido, para el que solicitó 30 años de cárcel, frente a los trece años y medio iniciales.