«Abas no debería ser insustituible»

Ministro de Diplomacia Pública y Diáspora israelí, Yuli Y. Edelstein, pertenece al cículo íntimo del primer ministro, Bejamin Netanyahu. Le acompañó en su complicado viaje a Washington, el pasado 24 de marzo, en el que tuvo que salir de la Casa Blanca de noche y sin comparecencia conjunta. Por eso se atreve a afirmar que «el ambiente entre ambos gobiernos ha mejorado notablemente y que la relación estratégica nunca se ha resentido».

–Mañana los ministros de Exteriores español y francés, Miguel Ángel Moratinos y Bernard Kouchner, viajarán a Israel. El objetivo es cuadrar una reunión con Netanyahu y Abas en París a finales de mes. ¿Es factible?
–No debería haber trabas para seguir negociando. Lamentablemente lo que ocurre es que los palestinos están persiguiendo todo tipo de condiciones previas para el diálogo. Nosotros también podríamos tomar esta postura, pero hemos decidido sentarnos a conversar y ver qué ocurre.

–También se preparará la cumbre de la Unión por el Mediterráneo en Barcelona. ¿La UPM es un buen foro para impulsar la paz?
–Le trasladé a Moratinos nuestro interés de que la cumbre de noviembre sea un éxito en materia de cooperación, pero no se puede esperar un acuerdo exhaustivo entre palestinos e israelíes.

–Washington pide que se paralicen las construcciones dos meses más. ¿Cómo valora la demanda?
–Resulta perverso después de que Israel acordara diez meses de moratoria sin que los palestinos actuaran hasta el último mes. También afianza este modelo de negociación fundamentado en condiciones previas. Si hay una voluntad verdadera de paz, en último término habrá cesiones por ambas partes.

–¿Debe la ANP comprometerse a garantizar la seguridad israelí en el valle del Jordán?
–Sí, aunque no hay que centrarse en asuntos específicos.

–Pero, ¿es éste un asunto vital para Israel, pese a las reticencias palestinas?
–Sí. El problema es que todavía los palestinos no han pronunciado un «sí». Tampoco nos preocupa porque entiendo que estamos en el principio del proceso. Cuando se negocia se está dispuesto a mover posiciones. Netanyahu insiste en los acuerdos de seguridad porque la historia reciente ha demostrado que éstos quedan en papel mojado. La militarización del Sur del Líbano es un ejemplo.

–Ayer Abas amenazó con dimitir si se construye en las colonias. ¿Es el presidente palestino una pieza esencial para el proceso?
–Los líderes son importantes, pero si mañana Mahmud Abas renuncia y el proceso colapsa, entonces, ¿de qué tipo de proceso estamos hablando?, ¿es Abas el único palestino que quiere la paz? Le aseguro que si algo ocurriera con Netanyahu, que no lo deseo porque creo que es un buen líder para Israel, la voluntad de paz quedaría intacta. Otro dirigente continuaría con el proceso. El acuerdo de paz no puede depender de los personalismos.

–Hamas anunció atentados contra dirigentes de la ANP pese a los últimos encuentros en Siria. ¿Es posible una reconciliación?
–En Israel esperamos que se solucione la fractura interpalestina. Podemos firmar un acuerdo con Cisjorndania, pero ¿qué hay de la franja de Gaza?

–¿Puede haber un acuerdo duradero sin una unidad palestina?
–No, es imposible. Podemos hacer progresos, hablar de la solución de los Estados, pero la paz no llegará hasta que los palestinos en su conjunto reconozcan nuestro derecho a existir. Si se alcanza un acuerdo con Abas pero Hamas sigue disparando cohetes sobre Israel la violencia permanecerá.

–Analistas de defensa han advertido que el proceso de paz puede desviar la atención del gran desafío: un Irán nuclear...
– Hamas e Hizbulá deben su existencia en gran parte a Irán. Si el régimen teocrático adquiere la bomba atómica, Gaza y el Sur del Líbano quedarán bajo su paraguas nuclear. Estoy seguro de que Ahmadineyad no usará el arma, pero el simple hecho de aquirirla le dará un poder mayúsculo. Hamas e Hizbulá harán lo que quieran evocando al arma iraní. Esta situación terminará con cualquier posibilidad de paz. Jordania, Egipto y Arabia Saudí ya nos han advertido de que entrarán en la carrera si Irán se hace con la bomba.

–¿Es Irán la principal amenaza para Israel?
–Contener el plan nuclear iraní es la cuestión más urgente que debemos resolver en la región.


Friend of Israel, Friend of Aznar
«Estoy absolutamente de acuerdo con la inciativa de ‘‘Friends of Israel'' del ex presidente español José María Aznar. Hoy nuestro país está en la primera línea de batalla contra el fundamentalismo pero después vendrá Europa. Israel supone una prueba de fuego para las sociedades abiertas. No se trata de defender el Estado de Israel sino de blindar la democracia, los derechos humanos y la resolución de los conflictos a través de los organismos internacionales y no la violencia». Yuli Edelstein que nació en la ex Unión Soviética (Chernovitz, 1958) es un gran defensor del vínculo con Europa. En su reunión con Moratinos acordaron celebrar por todo lo alto el 25 aniversario de las relaciones bilaterales España Israel en 2011. «Hay una larga lista de cooperación entre ambos países, salvo el fútbol, ahí no podemos aportar nada (risas)».