El apoyo de los radicales deja la presidencia en bandeja a Santos

Ni siquiera el presidente Uribe tuvo tantos apoyos como los que ha reunido su delfín, Juan Manuel Santos, de cara a la segunda vuelta electoral. Tras conservadores y liberales, ayer sumó a Cambio Radical entre sus aliados. 

Juan Manuel Santos saluda, ayer, a la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, de visita en Colombia
Juan Manuel Santos saluda, ayer, a la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, de visita en Colombia

Cambio Radical, el partido de derechas que obtuvo más del 10% de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales –tercero en la contienda–, anunció de forma oficial que pedirá el voto para el candidato oficialista Juan Manuel Santos. Pese a que desde que se conocieron los resultados de la primera vuelta –en la que Santos se impuso claramente con el 46 por ciento de los votos– todo indicaba que Cambio Radical iba a apoyar la candidatura de Santos, la formación esperó a reunirse y votar para confirmar la alianza.El presidente de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras, afirmó que a cambio del apoyo a Santos su partido tendría el respaldo de un hipotético ejecutivo liderado por éste en propuestas relativas a temas de justicia, salud, vivienda pública o reformas políticas.Vargas Lleras afirmó que su formación no presionará a Santos para que suba los impuestos si es presidente, y que en la mente de los dirigentes de Cambio Radical no estuvo nunca la idea de apoyar al otro candidato de la segunda vuelta de las elecciones, el líder del Partido Verde, Antanas Mockus.Con los radicales, el partido de la U ya reúne a tres formaciones que le acompañarán a las urnas pero también en el Senado, asegurando la gobernabilidad durante el previsible primer mandato de Santos. El ex ministro de Defensa, además, presentó su programa Acuerdo de Unidad Nacional, con los diez puntos fundamentales de su futuro Gobierno.Santos afirmó que se trata de un programa político abierto «en el que caben todos los colombianos que respeten las leyes y la Constitución», e invitó a Mockus a unirse a él en su «Gobierno de inclusión».Por su parte, Antanas Mockus se enfrenta a la recta final de estas elecciones en solitario después de que rechazara una alianza con la izquierda, representada por la formación Polo Democrático.«Una travesía del desierto» que el filosofo y matemático recorre con aire resignado. Mockus asegura que prefiere morir con «las botas puestas», fiel a sus ideales, que desfigurar su campaña con alianzas imposibles. Con un 21% de los votos, el ex alcalde de Bogotá confía en despertar al 50% de los colombianos que no acudieron a votar en la primera vuelta.