Contra el dolor ajeno

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La primavera es la época de los premios publicitarios, cuando se distinguen los mejores anuncios realizados en el último año. Los primeros han sido los del Club de Creativos, CdeC, que además elaboran anualmente un anuario donde se recopilan las mejores campañas españolas, imprescindible para cualquiera que le guste conocer la publicidad de nuestro país. Y son posiblemente los premios más exigentes, pues aunque destacan bastantes anuncios, muy pocos son distinguidos con el oro por el jurado formado por creativos.

En esta ocasión la campaña premiada con oro lo merece sin duda alguna: las «Pastillas contra el dolor ajeno», una acción de la agencia Germinal Comunicación para Médicos sin Fronteras. Seguramente las han visto en muchas farmacias, unas cajitas que se venden al asequible precio de 1 euro y que con su compra tienen como efecto el poder ayudar a paliar al menos en parte el dolor y las enfermedades de los más necesitados. Las cajas contienen seis caramelos junto a un folleto informativo sobre otras tantas enfermedades olvidadas (malaria, chagas, kala azar, enfermedad del sueño, sida infantil y tuberculosis), a cuya lucha se destina la recaudación. El propio CdeC destaca que se trata de una acción de sensibilización muy visible realizada en el lugar idóneo, la farmacia, y de la mano de un prescriptor excepcional, el farmacéutico.

En los spots y anuncios gráficos utilizó también el recurso de los testimoniales de famosos, entre ellos el grabado por el cineasta Luis García Berlanga poco antes de su fallecimiento, además de los de Andrés Iniesta, Xabi Alonso, Pilar Bardem, Eduard Punset, Fernando Tejero, Edurne, y otras figuras representativas en el mundo artístico y del deporte.

Los otros oros del CdeC son todos para campañas interactivas, como «Have a Camper day», de Herráiz Soto & Co; «Sensografía», de Nopiun; «Reponte y camina», de Sra. Rushmore para Aquarius; y «Street Evo», de Leo Burnett Iberia. Es un claro indicativo de la importancia cada vez mayor que los publicitarios dan a internet y las acciones que dialogan con el consumidor y lo hacen participar, además de ser un medio que cada año sorprende con nuevas posibilidades creativas inimaginables poco tiempo antes.