Europa

El Gas Natural una alternativa inmediata

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Madrid- El director de Soluciones de Movilidad de Gas Natural Fenosa, José Ramón Freire, puso de manifiesto en su intervención que, frente a soluciones de futuro como la del coche eléctrico, el gas natural ofrece soluciones económicas a la movilidad en las ciudades en este mismo momento, sin esperar al desarrollo de nuevas tecnologías o a la implantación de infraestructuras. Actualmente, Gas Natural Fenosa es líder en la comercialización de gas natural comprimido GNC como combustible de automoción. Además, gestiona 24 estaciones en todo el país, con una carga potencial superior a los 685 GWh/años que sirven a la mayoría de los 3.500 que circulan en España con este combustible. En casi todos los casos son autobuses, camiones de recogida de residuos y coches de flota de empresa.
Asimismo, se están poniendo en marcha otras diez estaciones de suministro, que supondrán un incremento en el consumo de otros 220GWh/año. En casi la mitad de las instalacione los vehículos pueden recargar tanto GNC como GNL, es decir, gas natural licuado, un combustible con el que se pueden abordar largos recorridos en corredores de transporte nacionales o internacionales. Entre los principales clientes de la compañía se cuentan las empresas municipales de transportes urbanos de Madrid, Barcelona y Valencia o la cooperativa de taxis de esta última capital.

Entre los proyectos más destacados, Gas Natural Fenosa dispone en Madrid de la mayor distribuidora de este combustible en Europa, concretamente en la zona de Sanchinarro. Esta instalación permite abastecer a 400 autobuses de la EMT, con un consumo de 170 GWh al año. Se calcula que su utilización supone una reducción anual de emisiones de unas 54 toneladas de óxidos de nitrógeno y de casi cuatro toneladas de partículas, lo que contribuye a disminuir la contaminación atmosférica de Madrid. Barcelona tampoco se queda muy atrás, ya que el 35% de la flota de autobuses municipales ya funciona con este combustible. Y la empresa de transportes municipales tiene previsto para dentro de tres años llegar a las 500 unidades de autobuses que circulen con gas natural comprimido, para así tener aproximadamente la mitad de la flota con este combustible más limpio. Y, por otra parte, se está trabajando en el proyecto de crear vehículos híbridos de gas natural y electricidad.
Según los estudios de los técnicos, el combustible con base de gas natural reduce en más de un 85% las emisiones de óxidos de nitrógeno y de partículas en suspensión, principales contaminantes que afectan a la salud humana. También se reducen en un 20% las emisiones de CO2, culpables del llamado efecto invernadero. Por otra parte, también se consigue una disminución importante de la contaminación acústica, ya que el ruido que generan este tipo de motores es aproximadamente la mitad que el que se deriva de los motores de combustión interna. Desde el punto de vista económico, la operación es muy rentable, ya que se calculan ahorros del 30% frente al gasóleo y de hasta el 50% respecto a los motores de gasolina.