Detienen en Castellón a 11 miembros de un clan dedicado al tráfico de cocaína

La Policía Nacional ha desarticulado un clan familiar conocido como "La Chelo", asentado en Castellón y que se había convertido en una de las redes que controlaba el tráfico de cocaína en el Levante, y ha detenido a once de sus miembros.

En un comunicado, la Policía Nacional ha informado de que en el "negocio familiar"participaban todos los miembros con diferentes funciones y dirigidos por la matriarca "la Chelo", de 53 años y nacionalidad española.

La mujer, muy conocida en el ámbito de la delincuencia, había sido detenida en 28 ocasiones anteriores y se había convertido en un fuerte baluarte en la zona de Castellón, tras la desarticulación policial de otras familias.

Este clan, según fuentes policiales, se hacía cargo del suministro de cocaína y heroína al grupo Perpetuo Socorro y "Extramuros de Poniente", punto éste donde "Chelo"tenía su cuartel general.

En la primera fase de la operación, la acción policial se centró en una rama filial de ella, que se encargaba de obtener la cocaína por kilogramos, que posteriormente repartían a otros miembros de su familia, quienes la "preparaban"con sustancia de corte, para aumentar los beneficios aún más, y la vendían al menudeo.

Cuando se disponían a realizar un intercambio, agentes policiales frustraron la acción y se incautaron de un kilo de cocaína, casi 27.000 euros en efectivo, tres coches de alta gama y una pistola, robada y preparada con munición para hacer fuego.

En esa operación fueron detenidas cinco personas pero se dio a la fuga uno de los investigados, el hijo de la "Chelo", J.M.B, muy conocido por la Policía, ya que fue detenido en 2003, 2006 y 2007 por delitos de tráfico de droga, de los que está pendiente de juicio, y que actualmente se encuentra huido.

La segunda fase tiene por objetivo la rama de la organización dedicada a la venta directa a los consumidores y la distribución a pequeña escala entre otras familias que se abastecían de ellos y culminar la operación policial.

Se han efectuado cuatro registros domiciliarios, tres de ellos en Almazora y el cuarto en casa de "Chelo"en Extramuros, donde se han detenido a seis personas y se han incautado 600 gramos de cocaína, 24 gramos de heroína, varias balanzas de precisión, alambres, plásticos y sustancias de corte, además de casi 7.000 euros en efectivo, así como un revólver de gran calibre, también robado y pendiente de comprobaciones respecto de su implicación en otros delitos.

Con las once detenciones de miembros de la familia la policía da por desarticulado el clan, que había aumentado su profesionalización y peligrosidad, como demuestra el hecho de poseer armas de gran potencia de disparo.

Fuentes policiales han destacado que el clan mostraba sin discreción alguna los grandes beneficios que les proporcionaba esta actividad, ya que exhibían coches de alta gama, joyas y efectos de gran valor.

De los detenidos puestos a disposición de la autoridad judicial, seis ya han ingresado en prisión.