Europa

El examen de Europa

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El cambio de hollande preocupa en Alemania
Andrés Rojo

Las cruciales elecciones en el «Land» de Schleswig-Holstein –una seria prueba de fuego para la popularidad de la coalición de Angela Merkel con los liberales– apenas disiparon la atención de los medios de comunicación alemanes de la segunda vuelta de las presidenciales francesas. «El júbilo de los socialistas franceses no conoce límites», afirmaba la versión digital de «Der Spiegel» al poco de hacerse oficial el veredicto de las urnas.
«Hollande ha hecho público su deseo de cambiar el pacto fiscal que tanto costó acordar. En países como Alemania, gobernados por fuerzas conservadores, es un plan que no ha sentado nada bien», adelantaba «Die Welt». Por su parte, el diario conservador «Frankfurter Allgemeine Zeitung» avisaba desde ayer por la noche: «Hollande ha afirmado su voluntad de alterar los fundamentos de las relaciones con el Gobierno Federal Alemán».

Monti espera un cambio de ruta
Darío Menor

Aunque no lo haya reconocido abiertamente, Mario Monti prefiere que sea François Hollande el próximo presidente francés y que no repita Nicolas Sarkozy. El primer ministro italiano espera un cambio de ruta en Europa, de forma que la preocupación por el crecimiento económico sea, al menos, tan importante como el rigor presupuestario, por lo que necesita aliados para plantar cara a Angela Merkel en esta pugna. Nadie mejor que el presidente Hollande para ello.
Buena parte de los partidos políticos italianos también se han manifestado a favor del candidato socialista. El mayor apoyo le ha venido del Partido Democrático, cuyo líder, Pier Luigi Bersani, ve en la llegada de Hollande al Elíseo una muestra de lo que, en su opinión, es un cambio político en Europa con la vuelta de la izquierda al poder. Bersani espera que estos nuevos vientos le ayuden también a él en las elecciones generales italianas, que se celebrarán a principios del próximo año y que devolverán un presidente democrático al país.
Quien no ha dicho cuál es su favorito para las elecciones galas es el ex primer ministro Silvio Berlusconi. Aunque «Il Cavaliere» se vanagloriaba de su buena relación con Sarkozy, éste lo negó en el debate televisivo que mantuvo con Hollande. 

Londres pierde un aliado
Celia Maza
El Gobierno conservador de David Cameron pierde un aliado con la derrota de Sarkozy en las urnas. Pese a tener varios desencuentros con Berlín y París por la política fiscal impuesta desde Bruselas y protagonizar un sonoro desencuentro con el líder conservador francés tras la cumbre europea de diciembre, Cameron compartía con ambos línea ideológica y la firme apuesta por la vía de los recortes para la recuperación y el crecimiento. Ahora, con un aliado menos al frente de un Gobierno europeo, el líder «tory» teme una alianza entre Merkel y Hollande que le dejaría aún en un lugar más apartado dentro del panorama de la UE. Esto se suma al mal momento que atraviesa el «premier» británico tras el batacazo de las municipales y la crisis económica que están minando su Gobierno.