La llamada del Rey a Alberto II

Don Juan Carlos le telefoneó para justificar su ausencia en el enlace

Don Juan Carlos ha coincidido en numerosas ocasiones con Alberto II. En la imagen, en el puerto de Valencia en 2007
Don Juan Carlos ha coincidido en numerosas ocasiones con Alberto II. En la imagen, en el puerto de Valencia en 2007

La «red carpet» de Mónaco va a echar en falta una representación muy importante: la de la Familia Real española. Don Juan Carlos ha comunicado a Alberto II que no podrá asistir a su boda con la surafricana Charlene Wittstock. La Casa del Rey explicó ayer que Su Majestad habló por teléfono con el príncipe y excusó su presencia en el enlace. El Palacio de la Zarzuela había recibido la invitación cursada por el principado de Mónaco dirigida al Rey, por ser el jefe del Estado. Según apunta, Alberto de Mónaco escuchó y comprendió las explicaciones del monarca sobre su imposibilidad de asistir a la ceremonia religiosa del sábado. Precisamente este día el Rey tiene previsto recibir en audiencia en la Zarzuela a la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, de visita oficial en España. La Casa del Rey descartó que la ausencia de la Familia Real en el enlace guarde relación con la incómoda e inesperada pregunta que el príncipe realizó en junio de 2005 a la delegación española durante la asamblea del Comité Olímpico Internacional que eligió a Londres como sede de los Juegos de 2012, a la que aspiraba Madrid. Alberto de Mónaco preguntó cómo se podría garantizar la seguridad después de que ETA hiciera explotar 11 días antes un coche bomba en el aparcamiento del estadio de La Peineta en Madrid que no causó víctimas. Después de ese desencuentro, la Familia Real ha coincidido en diversas ocasiones con Alberto de Mónaco.

¿Dos hijos más?
Esta boda no está exenta de polémicas. Si hace unos días saltaba la noticia de que Charlene habría intentado «huir» antes del enlace, algo que enseguida fue desmentido por el Principado, ayer un nuevo quebradero de cabeza sobrevolaba sobre los Grimaldi. Según publicaba «Le Figaro», el príncipe habría tenido otros dos hijos más, a parte de los dos reconocidos. Su última paternidad se habría producido a tan sólo dos semanas de la boda y la anterior hace un par de años. Este habría sido el motivo de peso por el que la nadadora se habría planteado escapar de la roca.