Sanidad aprobará la Ley Antitabaco sin un estudio de impacto económico

Desoye a los hosteleros, que temen perder 13.000 millones el primer año / El Congreso inicia hoy la reforma, que prohibirá fumar en espacios cerrados 

Libres de humos (y de clientes)
Libres de humos (y de clientes)

La reforma de la Ley Antitabaco encara hoy su primera prueba en el Congreso, con la votación de «toma en consideración» de la Proposición no de Ley, que, según prevé la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, se aprobará después del verano y entrará en vigor el 1 de enero de 2011.Y lo hará sin haber medido su impacto futuro en la economía. Desde la Federación Española de Hostelería denuncian que el Gobierno «se opone a elaborar un estudio del impacto económico que tendrá la prohibición». «Negarse es una irresponsabilidad y un error que puede arruinar a miles de pequeñas empresas y que traerá graves consecuencias para la economía española, dado el peso que el sector tiene en el conjunto del sistema», añadieron.Según sus cálculos, el veto reducirá los ingresos del sector, que suponen un 10 por ciento del PIB del país, en otro 10 por ciento. Estas pérdidas «se sumarán a los efectos de la crisis y harán que la situación resulte insostenible para miles de empresas que, ante la caída de las ventas, se verán obligadas al cierre o a reducir plantilla», manifestaron.Los primeros en caer serán «las empresas más débiles y con mayores problemas en estos momentos, como son las microempresas y negocios familiares que conforman el grueso del sector». Los hosteleros, que califican la prohibición de «radical y «extrema», recuerdan que ha tenido graves consecuencias para el sector allí donde se ha aplicado (Irlanda, Reino Unido y Chipre), donde han cerrado hasta uno de cada cuatro bares y además ha aumentado el número de fumadores, lo contrario de lo que busca la ley. En los otros 24 países de la UE «se permiten zonas de fumadores y no fumadores, algunos con un modelo similar al vigente en España». «Esto es así no porque Alemania, Holanda o Suecia valoren menos la Salud Pública, sino porque han considerado el coste que la súbita implantación de la prohibición tiene en la hostelería y en el conjunto de sus economías, y optan por un proceso de restricción progresiva», recalcaron.Marcha atrásLa Cámara de Comercio de Madrid cifra en 13.000 los millones de euros que perderán los hosteleros en el primer año de aplicación de la reforma. Según recuerdan, la mayoría de los bares que decidieron colgar libremente el cartel de «espacio libre de humo» tras la entrada en vigor –en 2005– de la actual Ley Antitabaco, «cambiaron de opinión cuando sus ingresos se redujeron un 20 por cien».Por su parte, desde el sector del ocio nocturno señalaron que el Gobierno ha elegido el trámite legislativo «menos transparente». La presentación de la reforma vía Proposición de Ley, «evita todos los mecanismos de control que requeriría un Proyecto de Ley», que hubiera tenido que pasar los filtros del Consejo Económico y Social.

 

El «cáncer» del sistema sanitarioDe los casi 100.000 millones de euros de presupuesto sanitario anual, sumado el público y el privado, en torno al 15 por ciento está relacionado con el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco, de acuerdo con los cálculos del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo. Existen 29 problemas de salud asociados al tabaquismo, aunque el grueso del gasto se dedica a cinco de ellos: rnfermedades del corazón –que absorben 3.600 millones–, la enfermedad obstructiva crónica (EPOC) –3.000–, los trastornos cerebrovasculares –710–, el asma –267– y el cáncer de pulmón –163–. Estas cifras, unidas a las que suman el resto de cuadros clínicos asociados al abuso del tabaco, arrojaron un balance de 15.336 millones de euros de gasto el año pasado.

 

Se esfuman los beneficios- ¿Cómo estiman los empresarios sus eventuales pérdidas? En base a la experiencia de la aplicación de la ley en vigor, que permite al hostelero decidir si se puede o no fumar en su establecimiento, siempre y cuando no supere los 100 metros de superficie.- ¿Qué pasó entonces? La inmensa mayoría de los que colgaron el cartel de «no fumar» dieron marcha atrás tras sufrir unas pérdidas de hasta un 20 por ciento.- ¿Cuál es la situación en Europa? Tres países imponen el veto, con graves consecuencias para el sector. El resto tiene un modelo optativo y/o con zonas para fumadores.