José Luis Sanz: «Me creo los indicios de recuperación pero Andalucía perderá el tren»

Está convencido de que el presidente andaluz puede acabar «imputado» por los ERE

José Luis Sanz
José Luis Sanz

Sevilla–Los Presupuestos no han sido del gusto del PP. ¿Cuáles son los principales efectos que auguran?
–Éstos, que deberían haber sido los Presupuestos para que Andalucía recuperara el pulso económico, de la creación de empleo, de apostar por la inversión, van a ser los Presupuestos de más paro y de volver a perder el tren de la recuperación. El Gobierno andaluz podía haber hecho un esfuerzo importante recortando en todo aquello que le sobra a la Administración, pero ha recortado en la inversión, un 20 por ciento respecto a 2012 y la mitad en relación a los últimos años, que es por donde puede venir la creación de empleo.
–¿El recorte en el anillo de empresas públicas es suficiente?
–Se ha perdido una gran oportunidad para hacer una verdadera reordenación del sector público. Hay que delimitar claramente qué sector público empresarial necesita Andalucía.
–¿Apuesta el PP por que no se pierda empleo en estas empresas públicas?
–Hemos dicho por activa y por pasiva que hasta que no se abra el debate de esta redefinición de las empresas, no estamos dispuestos a que se discuta sobre la pérdida de ningún empleo público.
–Las transferencias a la RTVA suben en 16 millones. ¿Cómo lo valora?
–Lógico desde el punto de vista del Gobierno de perdedores, que ha apostado por mantener instrumentos que le permitan vender humo a los andaluces, en lugar de recortar en otras cosas prescindibles o inclinarse por la inversión, que es lo que crea riqueza.
–El Gobierno central prevé una caída del 0,5 por ciento para 2013 y la Junta, del 1,2 por ciento. O el Gobierno es muy optimista o la Junta muy pesimista o alguien miente.
–En estos meses se han podido comparar dos formas distintas de gobernar. Rajoy ha asumido tomar decisiones difíciles y reformas para afrontar la situación. En Andalucía, la Junta ha estado en una permanente huida hacia adelante. Ahora, cuando el Gobierno de la nación nos dice que parece que hemos tocado suelo, que parece que se ha tocado suelo en la destrucción de empleo y que podemos empezar a generarlo dentro de unos meses, la Junta hace estas previsiones. La Junta no se ha tomado en serio la situación económica.
–¿No ve muy arriesgado decir que se está terminando de destruir empleo?
–Tenemos la experiencia de los brotes verdes de Zapatero. Pero es que aquella afirmación estaba basada en nada. Ahora la situación es muy distinta. En diez meses Rajoy ha aprobado más de 50 reformas. El Gobierno tiene datos objetivos para poder decir que 2013 será un año en el que cambie la tendencia. Me creo los primeros indicios de recuperación que apuntaba la ministra de empleo y el ministro de Economía. Lo que temo es que Andalucía perderá el tren.
–¿El caso ERE está amortizado mediáticamente?
–Hay que distinguir entre la comisión de investigación y la investigación judicial. El juzgado sigue actuando y cada vez, por desgracia para los andaluces, vemos más cosas. Ahora bien, yo era de los que no esperaba absolutamente nada de la comisión de investigación porque las conclusiones ya estaban pactadas. ¿Amortizado el mayor caso de corrupción del socialismo andaluz, en el que se han perdido más de 1.200 millones de euros? Creo que no.
–¿Griñán puede acabar imputado?
–Todo indica que sí. Es chocante que Griñán recibiera en quince momentos distintos reparos de la Intervención y que no se enterara.
–El PP pide todo el expediente del informe de la Cámara de Cuentas, actas e informes jurídicos incluidos. En el caso de que la Junta no lo entregue, ¿lo pedirá por otra vía que no sea la política?
–Lo estamos estudiando porque es una información fundamental. Hay que señalar, asimismo, que nos parece lamentable el papel del presidente de la Cámara de Cuentas. Se pone de manifiesto la politización del PSOE en los órganos de extracción parlamentaria.
–Teniendo en cuenta el peso económico de estos órganos estatutarios y de extracción parlamentaria, ¿por qué el PP no propone un pacto para aminorar este gasto, aunque fuera a costa de que se perdieran también algunos de sus representantes?
–Nosotros asumiríamos que se perdieran representantes de todas las fuerzas políticas, pero hay órganos de extracción parlamentaria que están más sobredimensionados que otros. El caso más claro, es la Oficina del Defensor del Pueblo.
–¿Ve a IU apoyando una comisión de investigación sobre Invercaria?
–Sí, después de ver el papelón que ha hecho en la comisión de los ERE. La capacidad demostrada por IU en estos seis meses para tragárselo todo es considerable. Lo que más me preocupa sobre Invercaria es el descontrol que había y sigue habiendo en muchas empresas de la Junta.
–La Junta dice que no hay caso.
–Decía también Griñán que el tema de los ERE era cosa de tres o cuatro golfos. Que Dios le conserve la vista.
–¿IU aguantará cuatro años con el PSOE?
–No me cabe la menor duda. IU se lo va a tragar todo. Valderas decidió hace tiempo que el papel de IU era el de ser un apéndice del PSOE.
–Pero pudiera ser que se rompiera su previsión y hubiera un adelanto electoral. ¿El PP estaría preparado?
–Qué mejor momento de romper un Gobierno de coalición que la presentación de los Presupuestos. Ahora bien, cuando llegue el momento, el PP abrirá el debate y tendrá candidato. No hay ningún problema en este sentido. En cualquier quiniela hay cinco o seis candidatos posibles. Quien tiene un problema de candidato es el PSOE, que presentó a un candidato perdedor que volvió a perder las elecciones.
–¿Zoido sería un buen candidato?
–Sería un magnífico candidato.
–Sigue entonces la hipótesis de que Zoido pueda presentarse a la Junta.
–Si el partido lo decide, la dirección nacional lo avala… pues sería un magnífico candidato. La diferencia es que mientras Zoido es un candidato ganador, Griñán es un candidato perdedor, no ha ganado nunca nada.
–¿No cree que el PP puede vestir un santo para desvestir a otro si Zoido opta a la Junta? El desvestido, lógicamente, es el Ayuntamiento de Sevilla.
–Cuando llegue el momento, lo veremos. No estamos dispuestos tampoco a poner en riesgo la Alcaldía de Sevilla.
–Hay quien dice en el PP que no es bueno perderle la matrícula a Juan Manuel Moreno.
–Sí, Juan Manuel Moreno, al igual que otros dirigentes que hay en Andalucía, podría ser un buen candidato, al igual que José Antonio Nieto, Carmen Crespo…
–¿Estos tres meses de la nueva dirección del PP-A han sido suficientes para alcanzar la velocidad de crucero o estamos todavía en transición?
–No estamos en transición. Es el inicio de una nueva etapa y, como todas las nuevas etapas, tienen sus complicaciones. Estamos terminando el rodaje.
–¿Cuál es la nueva receta, teniendo en cuenta que el 25 de marzo el PP-A tenía a su favor la tormenta perfecta y pasó de largo?
–La receta nos la dictó muy bien Javier Arenas, que ha conseguido que el partido consiguiera el 25-M unos resultados históricos. La estrategia tiene que ser de continuidad. En esa tormenta perfecta también intervinieron otros factores. Entre ellos, un cierto efecto fatiga en el electorado por la coincidencia de tres procesos electorales en muy poco tiempo; y una percepción de los andaluces de que el cambio se había producido ya el 20 de noviembre.

 

«Posponer las elecciones fue el único acierto de Griñán en toda la historia»
–Griñán acertó plenamente posponiendo las elecciones.
–Ha sido el único acierto de Griñán en toda la historia como presidente de la Junta. El único acierto que ha tenido y el que va a tener. Una decisión que tomó, por cierto, pensando exclusivamente en los intereses de su partido.
–El presidente de la Junta dice que las intervenciones parlamentarias que mejor se prepara son para dar respuesta al portavoz de su grupo.
–A Griñán le pone muy nervioso, le sienta muy mal, que le pregunten por los ayuntamientos andaluces, por el desprecio y abandono que sufren respecto a la Junta. Le da coraje.
–También hay voces dentro del PP-A, así ha aparecido en medios de comunicación, que perciben debilidad en el liderazgo de Zoido. Y han aparecido después de sus intervenciones en la Cámara autonómica.
–No me preocupan en absoluto esas presuntas críticas. A Griñán le gusta hablar de la reforma sanitaria de Obama, de las reformas de Monti, pero no le gusta nada hablar de los problemas en el centro de salud de El Ejido o del colegio de Lebrija. Tampoco coincido en que haya ninguna conspiración contra Juan Ignacio Zoido ni que haya división interna en absoluto.
–¿Invita a esas voces a que formulen las críticas con nombre y apellidos en lugar de mantener el anonimato, por lo que puedan contribuir a mejorar el partido?
–El PP tiene órganos suficientes para plantear esas críticas. En los comités ejecutivos regionales no he escuchado críticas ningunas en ese sentido.