Por seguridad el Ayuntamiento opta por comprar la cubierta de la Davis

Jordi Arrese, capitán del equipo campeón en 2004, posa en el estadio con Zoido y Escañuela
Jordi Arrese, capitán del equipo campeón en 2004, posa en el estadio con Zoido y Escañuela

Sevilla- El proyecto de la Copa Davis se empieza a definir. En las próximas horas, el Ayuntamiento firmará el convenio con la Federación Española de Tenis. Pero desde hace días se trabaja a contrarreloj en la organización. De hecho, ayer se llegó a un acuerdo con la empresa vasca Lanik para que sea la encargada de colocar la obligatoria cubierta en el estadio de La Cartuja para la disputa de la final del 2 al 4 de diciembre. Finalmente, y por motivos de seguridad, el Instituto Municipal de Deportes (IMD) opta por la compra de la estructura y no por el alquiler, como inicialmente estaba previsto, con el consiguiente aumento del presupuesto.

El Consistorio preveía destinar una partida de alrededor de 400.000 euros para que la empresa alemana Layner cediera temporalmente el techo y las gradas, pero los materiales, más ligeros y de fácil construcción, no otorgaban la máxima seguridad, una premisa indispensable impuesta por el alcalde, Juan Ignacio Zoido. Esta circunstancia provocó una nueva negociación con Lanik, quien ya en 2004 se encargó de la colocación de la polémica cubierta que luego Lolo Silva, concejal de Izquierda Unida, perdería sin que todavía hoy se haya aclarado qué paso con más de 105 toneladas de hierro.

Según ha podido saber LA RAZÓN de Sevilla, la estructura será prácticamente idéntica a la que se colocó con Monteseirín de alcalde y que supuso una inversión de 1,2 millones de euros, del mismo material y el mismo fabricante, con pequeños matices en el formato. Fuentes del IMD no reconocían ayer el acuerdo para la adquisición, «aún por decidir», pero admitían que «quizá la compra no sea tan costosa». Una de las variaciones consiste en que los soportes de la plataforma sean diáfanos y, de esa forma, permitan una visión del cien por cien desde cualquier ubicación.

A posteriori, la estructura podría servir para la construcción de un pabellón cubierto en Sevilla Este, único barrio de la ciudad con terreno y sin una infraestructura deportiva similar.
Otro de los detalles desvelados ayer fue el aforo final: 22.121 espectadores –menos que en 2004–. Así lo confirmó la Federación Internacional de Tenis en «Twitter». Por tanto, la pista en la que se decidirá el título este año tendrá solamente 426 plazas menos que el estadio Arthur Ashe, la central del Abierto de Estados Unidos y el más grande del mundo en el circuito de tenis.

El alcalde, Zoido, y el presidente de la FET, Escañuela, inspeccionaron las instalaciones acompañados por Jordi Arrese, capitan de España en la final de hace siete años.