Terciado avisa de que no es viable el modelo de las diputaciones

Valladolid- En menos de un mes dejará de ser el presidente de la Patronal castellano y leonesa Cecale. Su labor al frente de Cepyme, la patronal de las pequeñas y medianas empresas de España, «me tiene dominado -dice- y eso que pensaba que iba a poder con ello».

Pero antes de irse, y a pesar de los problemas internos por los que está atravesando la patronal durante esta última semana, Jesús Terciado habla sin tapujos durante los desayunos de la Agencia Ical de algunas de las cuestiones de actualidad política, económica y social de Castilla y León. Y una de ellas, es el nuevo modelo de ordenación del territorio en el que está trabajando la Junta y el futuro de las diputaciones provinciales. Al respecto, Terciado lo tiene claro: «El modelo actual de las diputaciones no es viable». Si bien, el presidente de la patronal Cecale considera que todavía tienen cabida y una misión importante en la sociedad «por su proximidad a los ciudadanos y a las necesidades de los pueblos». Por ello, Terciado apuesta por que queden claras sus competencias para evitar que haya duplicidades y sigan siendo útiles a la sociedad pero con una estructura sostenible.

Respecto al proceso de ordenación del territorio, Terciado no le ve muy claro, especialmente, en lo que se refiere a la agrupación voluntaria de municipios. «Los pueblos pequeños no quieren autoaniquilarse ni perder su poder de toma de decisiones», señala, tras advertir de que ve complicado que los municipios más grandes quieran, por su parte, asumir la responsabilidad de la gestión de otros pueblos que no estén cercanos a ellos. «De manera voluntaria no creo que haya muchos pueblos que levanten la mano para trabajar este tema», dice, al señalar que no será tan fácil esta agrupación de municipios mientras no haya una Ley estatal que regule este asunto.

El presidente de la Patronal también durante la entrevista sobre sus sensaciones acerca de la reforma laboral aprobada por el Gobierno y que no gusta a la izquierda ni a los sindicatos. «Creo que estamos ante una reforma positiva, que permitirá crear empleo con crecimientos económicos de entre el 0,7 por ciento y el uno por ciento», asegura Terciado, mientras pide paciencia a la sociedad y que interiorice esta reforma «que propicia la negociación y cambia el modelo de gestión de una crisis porque evita el despido como primera medida». Y sobre el futuro, es optimista, y considera que a finales de este año o principios del que viene «empezaremos a ver la luz al final del túnel».