Nieves Concostrina: «Pediría más respeto para los vivos»

Nieves Concostrina: «Pediría más respeto para los vivos»
Nieves Concostrina: «Pediría más respeto para los vivos»

-Una antología de epitafios singulares. ¿Su favorito?-Uno del cementerio de Montjuïc: «Mi última diligencia: que os zurzan».-El español y su sentido trágico de la vida. ¿No tan trágico ante la muerte?-Menos trágico de lo que creemos. Lo he aprendido con este libro.-Ver la muerte con humor alivia, ¿no?-Creo que alivia mucho porque pone distancia. A mí me alivia.-Temía que su idea se interpretara como falta de respeto a los muertos...-Sí, en este país se habla mucho de eso, y luego van al cementerio una vez al año y por obligación. Yo pediría más respeto para los vivos.-Creía que en España no había suficiente sentido del humor para algo así...-Estaba convencida. Le propuse la idea a Pepa Fernández para hacer una sección en «No es un día cualquiera» (RNE), y Pepa, tan insensata como yo, accedió. Nos llovieron los epitafios originales o llamativos. Un éxito.-Cada epitafio lleva su fotografía, enviada por sus oyentes...-Sí, para demostrar que son reales. Son mejores que los inventados.-Es falso el de Groucho Marx: «Perdone que no me levante».-Y está en varias lápidas españolas que lo creyeron cierto. Han convertido la mentira en verdad: ahora sí existe.-Tampoco es cierto el de Juan Sebastián Bach...-«Desde aquí no se me ocurre ninguna fuga». Ideal para Correa, ¿no? Internet está lleno de epitafios falsos.-Hay uno real que le iría muy bien a Woody Allen: «Conste que yo no quería».-Él ya dijo el que le gustaría: «No merecí terminar así».-Otro real: «Aquí yaces y haces bien, tú descansas y yo también».-Este sería el ideal para todos los dictadores. Y otro: «Hasta llegar aquí, todo fue bien», le iría estupendo a los presidentes al entrar en la Moncloa.-¿Qué le ha sorprendido escribiendo este libro?-Que hay mucha gente interesada por la muerte. Nos hemos quitado el miedo a hablar de ella, y le hemos quitado solemnidad.-Usted es de las que se rebelan contra la muerte...-Sí. Estoy de acuerdo con Serrat cuando dice: «No quiero ser inmortal, quiero ser ‘‘inmorible''».-¿Su epitafio?-Que lo elijan otros. Pongan el que pongan, me va a dar igual y si no me gusta no voy a poder protestar...-«!Levantaos, vagos¡ El campo, para quien lo trabaja». (Pintada en el muro de un cementerio gallego).