Motociclismo

«Match ball» en la piscina

Márquez podría proclamarse hoy campeón mundial de125. Si gana y sus rivales no suben al podio, se acabó

La lluvia obliga a suspender los entrenamientos clasificatorios
La lluvia obliga a suspender los entrenamientos clasificatorios

Es difícil, pero no imposible, que Marc Márquez abandone esta tarde el circuito de Estoril como campeón del mundo, y Pol Espargaró y Nico Terol, sin esperanzas. Sólo quedan dos asaltos en la pelea que los tres españoles mantienen por el título de 125, aunque el único que puede ganarla por «K.O». es Márquez. El catalán tiene 12 y 17 puntos más que sus dos únicos rivales, así que si gana la carrera y los enemigos no suben al podio, el asunto estará resuelto sin necesidad de esperar una semana más al cierre de temporada en Valencia.

La inusual parrilla de salida que se ha conformado por culpa de la lluvia puede que complique un poco sus planes, aunque también es verdad que el asfalto mojado convierte las carreras en una lotería de imprevisibles resultados.

La pista no se ha secado ni un momento durante el fin de semana y ayer un aguacero de intensidad casi tropical la convirtió en una laguna y evitó que se pudiese disputar la sesión oficial. El orden de salida para la prueba de hoy se hizo con los tiempos anteriores y llevó muy atrás a alguno de los máximos candidatos. Terol partirá desde el cuarto lugar, mientras Pol y Marc lo harán desde la undécima y decimosegunda plaza, respectivamente, así que la misión de Márquez de ganar la carrera y dejar a los otros dos fuera del podio será un poco más difícil. Algo que también va en contra de los planes de título del actual líder del campeonato es el monopolio que él y sus rivales han instaurado este año. Resulta complicado ver a alguno de ellos fuera de los puestos de honor y mucho más imaginar a otros pilotos siendo capaces de rodar a su ritmo para terminar por delante.

El máximo enemigo de los tres es una caída, hacer el temido cero, que dejaría a Pol y Nico sin opciones y a Marc muy tocado y sin depender de sí mismo en caso de producirse. La clave será acertar con las dosis de riesgo y calculadora. Ayer el más sonriente era Terol, feliz porque la suspensión de la tanda de clasificación le da ventaja para la carrera: «Me ha beneficiado. Yo estoy en primera línea y ellos bastante atrás». Pero como él mismo reconoció, los «puntos se reparten hoy».


Récord de «poles» para Lorenzo
Ya hace más de veinte días que Lorenzo es campeón, pero sus ganas de competir y el Mundial no se han acabado. Ayer, sin nada en juego, sufrió la caída más dura de la temporada y una de las pocas que ha tenido este año. La moto se le fue de la parte de atrás y le «escupió» por encima del manillar. Su suerte fue la de caer de espaldas, justo donde está situado el «air bag» que incluye su mono de competición. «Era muy peligroso rodar en estas condiciones», afirmaba el mallorquín, encantado de seguir sumando récords a su título de MotoGP. Ayer consiguió su «pole position» número 42, igualando el récord que tenía Jorge Martínez Aspar: «He hablado con él y me ha dicho que estaba muy contento».