El PP y el PSC se comprometen a dar más ayudas a la tartamudez

La Fundación Española de la Tartamudez lucha por salir «del absoluto olvido e injusticia sanitaria».

El presidente de la Fundación Española de la Tartamudez, Adolfo Sánchez, cree que los políticos «se acuerdan del sector cada cuatro años»
El presidente de la Fundación Española de la Tartamudez, Adolfo Sánchez, cree que los políticos «se acuerdan del sector cada cuatro años»

BARCELONA- En plena precampaña electoral en Cataluña, los partidos PP y PSC se han comprometido con la Fundación Española de la Tartamudez a introducir en su programa político la prevención y tratamiento de la tartamudez dentro de la cartera de salud y servicios sociales. Así lo anunció el presidente de la fundación, Adolfo Sánchez, orgulloso del paso logrado tras años de «absoluto olvido e injusticia sanitaria».
«La clase política se acuerda del sector cada cuatro años –cuando hay elecciones–, pero con el tiempo hemos conseguido que los partidos políticos se impliquen», considera Sánchez. «Este paso puede ser el principio del fin de la indefensión sanitaria a la que el Gobierno nos ha tenido sometidos hasta ahora», apunta Sánchez, convencido de que CiU podría también incluirlo en su programa en los próximos días.
Este paso dado por la clase política «es muy significativo, tanto por lo que supone en el tratamiento de la enfermedad como para evitar los efectos de exclusión social que comporta la tartamudez». Se calcula que en España hay unas 800.000 personas que padecen este trastorno del habla y el 80 por ciento está en el paro o desarrollando un trabajo que no corresponde con su formación académica. «Las empresas privadas nos tratan como discapacitados, pero la seguridad social no nos presta la atención que es debida. No tenemos derecho al 2 por ciento del empleo dedicado a la discapacidad pero hasta el 2007 estábamos excluidos del empleo público», critica el presidente. «Hoy hemos salido del armario, queremos la normalización, ya que un tartamudo no tiene una disminución psíquica», añade.
La fundación, preocupada por los niños, considera que la atención adecuada a temprana edad, entre los 3 y los 5 años, y el diagnóstico precoz son la única forma de triunfo contra la tartamudez.


El método Limbcon
Según el presidente de la Fundación Española de la Tartamudez, Adolfo Sánchez, «en España no hay programas especiales en las escuelas, ni docentes suficientemente preparados». Por ello la entidad ha enseñado a 20 logopedas y psicólogos el prestigioso método australiano Limbcon, que tras una detección a tiempo y un exitoso tratamiento se puede llegar a reducir el problema hasta un 70 por ciento. Además, la fundación firmó ayer un convenio con la Fundación Teknon para investigar más sobre esta alteración del habla.