Yvonne Blake Premio Nacional de Cine se define «más española que Agustina de Aragón»

La diseñadora de vestuario Yvonne Blake, flamante ganadora del Premio Nacional de Cinematografía 2012, se ha declarado hoy "más española que Agustina de Aragón"después de vivir 44 años en España, y ha dedicado su premio, puño en alto, a las mujeres de la profesión: "Nosotras también contamos", ha dicho.

Yvonne Blake, en el acto de entrega del premio
Yvonne Blake, en el acto de entrega del premio

El público asistente al museo San Telmo, donde el ministro de Cultura, José Ignacio Wert, le entregó su galardón en el marco del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, recibió a Blake con un largo aplauso, que fue todavía más largo al despedirla, después de que la premiada dedicara su premio a todas las mujeres del cine que, como ella, no son "femme fatale"que acaparan las portadas de revistas.

Con su habitual sentido del humor y respaldada por sus amigos y compañeros de profesión, Blake ha agradecido "de corazón"el premio, concedido por el Ministerio de Cultura por "dedicar su actividad profesional al cine español con rigor, elegancia y creatividad".

Decidido por unanimidad por el jurado, el premio de Blake valora su labor al convertir "el vestuario en uno de los aspectos más valiosos de las numerosas películas en las que ha participado".

Blake, nacida en Manchester en 1938, llegó a España en 1968, "con una minifalda 'mini-mini' que dejó patidifuso al guardia civil"que la atendió al llegar a Barajas.

"Quién me iba a decir, 44 años después, que iba a estar en este hermoso festival de cine rodeada de colegas y recibiendo esta maravillosa distinción", ha dicho.

"Soy ciudadana española adoptada y adaptada, porque 40 años con un español andaluz...es que hay que adaptarse,"ha apuntado ante la mirada atenta de su marido, que la acompañaba desde el público.

"Pero ha merecido la pena", ha añadido, porque aquí ha formado una familia: su hijo David, director de Fotografía, que "está trabajando", ha puntualizado con retintín, "y dos nietos como dos soles".

Tras declarar que la Academia del Cine ha sido como su segunda casa, su "picadero", declaraba entre las risas del auditorio, Blake ha prometido seguir en España "por mucho que nos rescaten. Tenéis inglesa/española para rato", ha seguido bromeando.

Se despidió agradeciendo "el honor añadido de ser la primera mujer no actriz en recibir este premio"y se felicitó porque este reconocimiento implica "que también detrás de la cámara hay talento y buen hacer, así que comparto este premio con mucho gusto y orgullo con todas las mujeres técnicas de nuestro cine".

Y en este punto, Blake levantó el puño y con un guiño sonriente exclamó: "Nosotras también contamos", para añadir, antes de dejar el estrado al ministro Wert, que dejaba "claro"el mensaje "a quién corresponda".

Wert, que se declaró incapaz "por comedimiento"de corresponder a la "performance"de la diseñadora, resaltó "los grandes méritos de Yvonne", de quien dijo ser un "gran admirador".

"Lo que Yvonne ha hecho es realmente un extraordinario viaje en el tiempo y en el espacio. Ha vestido la Edad Media, la Rusia zarista, ha vestido a Lord Byron, las togas aquellas de canción de cuna, inolvidables...", aunque el favorito del ministro es su trabajo en "Superman".

"Pero no por lo 'supermánico', sino por la absoluta inteligencia, delicadeza y precisión con la que traslada el estilo de la mujer americana de los 70 a Lois Lane".

Su perfil profesional, ha añadido Wert, "es, en parte, un recordatorio de que el cine es una obra colectiva cada vez más compleja técnicamente y eso es una responsabilidad para quienes tenemos la obligación de ser creativos y procurar que progrese y se haga más fuerte".

El acto contó con la presencia de diversas personalidades del mundo del cine, entre ellas, el presidente de la Academia, Enrique González Macho, y la vicepresidenta Judit Colell; la directora del ICAA, Susana de la Sierra, el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle y el director del Zinemaldia, José Luis Rebordinos.

Asimismo, acompañaron a la diseñadora en el museo San Telmo, donde recibió su premio de manos del ministro José Ignacio Wert, productores como José Manuel Lorenzo o Eduardo Campoy, y cargos públicos como el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre; las presidentas del Parlamento Vasco, Arantza Quiroga, y de las Juntas Generales de Guipúzcoa, Lohitzune Txarola.