El Barça quiere coger aire

Nunca un empate había sabido tanto a derrota. El Barcelona chocó de bruces con la realidad en El Molinón y, aunque logró salvar un punto, se fue con la sensación de haber perdido. Claro que después de sumar 16 triunfos seguidos en la Liga, es un sentimiento hasta cierto punto comprensible.

leo messi se lamentó en El Molinón un buen número de veces tras completar uno de sus peores partidos de la temporada
leo messi se lamentó en El Molinón un buen número de veces tras completar uno de sus peores partidos de la temporada

Pero en Gijón también se vio a un equipo falto de chispa y cansado físicamente. Por eso, cada segundo de descanso será fundamental ante el calendario que se avecina para los azulgrana.

La primera decisión que tomó Guardiola tras el partido fue la de dar descanso a sus jugadores al día siguiente. Así que ayer, los azulgrana pudieron relajar las piernas y también la mente, pasando el día con sus allegados. Y es que el Barça afrontará el miércoles uno de los partidos más importantes de la temporada hasta el momento, por no decir el más fundamental. Rendirá visita al Arsenal en la ida de octavos de final de la Liga de Campeones. Y lo hará en uno de los mejores momentos del equipo de Wenger, el único que parece aguantar el tirón al Manchester United.

Algo debe de haber detectado Guardiola en su equipo ya que, por primera vez en tres temporadas, ha decidido alterar la rutina en un partido europeo. El técnico ha preferido que sus hombres se ejerciten el día antes del partido en Barcelona y viajar por la tarde, evitando así la tradicional sesión en el escenario del partido. «Ya conocen el campo del año pasado, no es necesario», dicen desde el club. Un plan de viaje muy similar al que suele aplicar Mourinho en el Madrid. Quizás no son tan diferentes como algunos creían. La plantilla realizará el último entrenamiento en la ciudad deportiva «Joan Gamper», comerán juntos y luego volarán a Londres. El técnico y un jugador se dirigirán al Emirates a ofrecer la conferencia de prensa, mientras el resto de la expedición se instala en el hotel de concentración, situado en el barrio de Marylebone.

La idea del cuerpo técnico es que pasar más tiempo en casa ayude a los jugadores a recuperarse mejor. Un objetivo al que colaborará la semana que viene, en la que el Barcelona no tiene ningún compromiso oficial y podrá gozar de varios días de descanso.

De cara al choque, sigue siendo duda Puyol, al que Guardiola dio por «descartado» el viernes, pero al que los servicios médicos aún no han excluido oficialmente. La ausencia del capitán es más importante de lo que parece. No sólo por la intensidad y la velocidad que imprime en cada partido, sino porque las estadísticas así lo dicen. Junto a Busquets, forma una pareja que garantiza victorias. Sin ellos, el Barça ha tropezado en Sevilla, ida de la Supercopa, Gijón, y ante el Hércules y el Mallorca en el Camp Nou.