Valeriano Gómez: «Los ajustes al estilo griego lastran mucho el crecimiento»

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, dijo hoy que los programas de ajuste, "al estilo griego", dificultan mucho el crecimiento de las economías y señaló que la salida de la crisis en España será "más lenta"que la de la crisis de los 90, pero "quizá diez años sean muchos".

Durante una entrevista en Onda Cero, Gómez indicó que la economía española no sólo tiene el problema del mercado de trabajo, ya que -en su opinión- éste "no es más rígido o inflexible que el de Italia o Bélgica", sino que ha sido "seriamente afectado por la crisis inmobiliaria".


Insistió en las reformas a favor de la flexibilidad que debe venir tanto por parte del empresariado como de los trabajadores, ya que, indicó, mientras las empresas deben dar "más voz"y un grado de protección "razonable"a sus empleados, éstos han de tener mayor capacidad de "colaboración".


Gómez reiteró que la moderación salarial es fundamental para aumentar la competitividad de las empresas a través de las exportaciones. Asimismo, señaló que otro de los problemas de España es que es un país muy endeudado, no sólo en el ámbito público sino también en el privado, por lo que pidió esfuerzo de las administraciones públicas, y al sector financiero para que haya crédito suficiente.


Gómez fue tajante al asegurar que "recetas drásticas"impuestas por encima de las políticas y las sociedades "pueden surtir efectos contrarios", como lo ocurrido en Grecia, y aseveró que "entrar en una fase de ajuste drástico significa reducir la demanda interna y en muchas ocasiones imposibilitar a corto plazo el crecimiento".


Reiteró que la salida de la crisis será mas lenta que la de los 90, ya que el sistema financiero está "más afectado"y la pertenencia al euro impide una devaluación de la moneda, como ocurrió en aquella coyuntura económica.


Sin embargo, descartó que la recuperación de la economía se prolongue más allá de una década. "Quizá diez años sean muchos", apostilló. El ministro se mostró a favor del Pacto del Euro, aunque dijo que "no puede realizarse contra la sociedad"y es necesario explicarlo bien.
Agregó que comparte algunas de las pretensiones del movimiento del 15-M al pedir que los mercados tengan "mayor sensibilidad social"hacia los países más afectados por la crisis.
Incluso dijo que la modificación del actual sistema electoral español es "perfectamente discutible".