El PSOE se lanza a convencer del tijeretazo

José Blanco participó ayer en un acto del PSOE en Toledo y ya comenzó su defensa del tijeretazo
José Blanco participó ayer en un acto del PSOE en Toledo y ya comenzó su defensa del tijeretazo

Ni fisuras ni desmarques. El PSOE no solo ha cerrado filas con el Gobierno en el momento más amargo de Zapatero, sino que afronta con complicidad el plan de ajuste anunciado. Y eso que la dirección es muy consciente de las consecuencias políticas que los recortes pueden tener sobre el futuro inmediato del partido, y en especial el de Zapatero. Los hay que confían aún en la capacidad del presidente para «reinventarse» y los hay que creen que es el principio del fin del socialismo de Zapatero.La reacción de barones y secretarios de Organización ha sido unánime en apoyo al secretario general de los socialistas. Así lo demostraron el pasado miércoles cuando el presidente les explicó en Ferraz el alcance de las medidas. «Estamos contigo. Sabemos que el ajuste es necesario», dijeron al unísono. Muchos han convocado a sus Ejecutivas regionales para exigirles que estén a la altura de las circunstancias. Bien es verdad que hay un sector del PSOE que, aún entendiendo la necesidad de los ajustes, ha demandado un «guiño» del Ejecutivo al electorado propio. Por guiño entienden, claro, alguna medida con la que las clases altas contribuyan de algún modo a la recuperación y que además contrarreste el esfuerzo que el tijeretazo en gasto social va a suponer en los sectores más desfavorecidos. «Tenemos que hacer más coherente nuestro mensaje. Acompañarlo de alguna respuesta que alivie a los nuestros», asegura un miembro de la dirección federal, consciente de que cualquier modificación que tenga que ver con los ingresos del Estado no puede hacerse más que en el ámbito de los Presupuestos Generales y este escenario empezará a definirse tras el verano. Hasta entonces el PSOE se mete de lleno en una campaña de movilización del partido para que todas las estructuras estén informadas al detalle del plan de ajuste y tengan suficiente información para trasladarla, en todos los ámbitos, a sectores afectados de cada federación. La dirección federal ha diseñado un plan de comunicación con el que se volcará toda la Ejecutiva con el único objetivo «de dar la cara y hacer pedagogía» sobre los recortes. El plan incluye, además de presencia continua en radios y televisiones, artículos en prensa escrita nacional y local. ¿Cuáles son las inquietudes de los socialistas? Además de la debilidad en el liderazgo de Zapatero y el retroceso electoral que reflejarán las encuestas, hay dos asuntos que tanto barones como secretarios generales han pedido al Gobierno que se explique con datos, dedicación y detalle. Uno es el de la congelación de las pensiones y otro el de los funcionarios.