Ramón Jáuregui El regreso del eterno ministrable

Quienes le quieren, y hay muchos dentro y fuera de la política, habían desistido. Hubo tantos intentos fallidos, tantas sugerencias no escuchadas y tantos destierros... que pocos confiaban ya en que el más apreciado de los socialistas vascos que haya pisado el Congreso fuera un día ministro

Jáuregui, premio a la lealtad
Jáuregui, premio a la lealtad

En Madrid se decía que Patxi López era su problema y en el País Vasco, que lo era Zapatero. Fuera lo uno o lo otro, lo cierto es que desde ayer este hombre sensato, dialogante, católico y de una inmensa capacidad para ponerle pasión a cualquier asunto de la política, entra por fin en el Gobierno. Ya era hora. Le sobran méritos para el Ministerio de la Presidencia y para cualquier otro. Vicepresidente del Gobierno vasco con Ardanza y ex secretario general del PSE, es un todoterreno de la política, que hoy ejercía en Europa. Hasta el PP se alegra de su regreso. Con él es difícil que no haya acuerdos.


LOS RETOS

Comunicación: Deberá continuar con la labor que ya inició su predecesora y mantener su política de acercamiento con los medios de comunicación.
Web de presidencia: La meta de llegar a los ciudadanos a través de la web de La Moncloa será otro de sus objetivos.