Nadal-Djokovic la revancha

Rafa Nadal tendrá hoy la oportunidad de vengar su derrota del año pasado en la final de Roma. Volverá a tener enfrente a su verdugo de 2011, Novak Djokovic, que ayer dejó fuera del torneo en dos sets a Roger Federer (6-2 y 7-6). Antes, en la primera semifinal, Rafa pudo una vez más con Ferrer, en una película varias veces repetida. David merece un monumento. Es una de las mejores raquetas sobre tierra del mundo, pero Nadal le ha impedido tener un palmarés a la altura que se merece. Le ha dejado con la miel en los labios en ya demasiadas ocasiones. El balear se ha convertido en un muro infranqueable para el alicantino, que siempre da la cara.

Ferrer lo volvió a hacer ayer en el Foro Itálico. Mandó durante casi todo el primer parcial y el desempate, pero en los puntos decisivos, Nadal acertó y se llevó la primera manga. Ferrer dispuso de hasta diez bolas de «break», de las que sólo pudo aprovechar una. Hasta siete tuvo en un mismo juego, pero Nadal las salvó todas y acabó haciéndose con su servicio. El guión del encuentro fue muy similar al de la final de hace unas semanas en Barcelona, en la que el buen juego del alicantino no le alcanzó para ganar.

La pérdida del primer set, el primero que se le escapaba en todo el torneo, resultó un mazazo enorme para Ferrer, que se vino abajo y recibió un doloroso 6-0.