América

Espectáculo con los huesos del Libertador

El presidente venezolano, Hugo Chávez, eligió las once de la noche, fuera del horario infantil, para culminar el espectáculo de la exhumación del cadáver de Bolívar. Dictó una orden presidencial para que todas las cadenas de televisión suspendieran la programación habitual y él mismo ejerció de presentador.

En la pantalla, los asombrados venezolanos pudieron ver el sarcófago del héroe rodeado de una guardia de honor ataviada con trajes aislantes de color blanco. Pero el asunto fue a más: las cámaras filmaron la apertura de la tapa y, en plano cenital, mostraron el esqueleto casi descarnado, pero entero, de Simón Bolívar. Y escucharon al presidente, de nuevo en éxtasis ante la imagen macabra: «¡Viva Bolívar! No es un esqueleto, es el gran Bolívar que ha vuelto». Luego, más tranquilo, explicó que junto al cadáver se había hallado una bota vieja, restos de la camisa que le sirvió de mortaja y «la dentadura perfecta». Además, anunció que le va a construir un nuevo panteón con una urna de oro.De poco han servido las protestas de la oposición y de la mayoría de los historiadores venezolanos, que recalcan que el país atraviesa una crisis económica y social sin precedentes a la que se debería poner remedio. Pero el presidente Chávez, fugado de la realidad, se dispone a hacer de los huesos del gran patricio una especie de trampolín que le lance a su sueño político: encarnar en su persona al recreador de la «Gran Colombia», proyecto que sirve de sustento ideológico al ALBA (Alianza Bolivariana para las Américas). Chávez no oculta que tras la propuesta no existe sólo la búsqueda de una unión económica americana, de corte socialista, sino también la idea de una unión política.Mientras, la OEA (Organización de Estados Americanos) ha aceptado tratar la denuncia de Colombia de que el territorio venezolano es usado como santuario por la narcoguerrilla, con la tolerancia, cuando menos, del Gobierno de Caracas.Chávez: «Uribe es un mafioso capaz de todo»- La denuncia oficial de Colombia sobre la existencia de campamentos de las FARC y del ELN en territorio venezolano ha recibido una respuesta furibunda de Hugo Chávez, que ha decidido suspender su viaje a Bogotá para asistir a la toma de posesión del presidente electo Juan Manuel Santos.n Además de amenazar con romper relaciones diplomáticas con Colombia, Chávez ha insultado a Álvaro Uribe, a quien ha calificado de «mafioso capaz de cualquier cosa».