Ponga orden

La Razón
La RazónLa Razón

A Rubalcaba le pusieron de vicepresidente del Gobierno para que comunicara mejor y cortara los problemas de descoordinación que afectaban al Ejecutivo. Tarea complicada porque para comunicar algo hay primero que hacerlo. Difícilmente se puede transmitir que la economía mejora cuando sigue todo estancado. Es cierto, por ejemplo, que las cosas con relación a Eta iban bien. Pero desde que asumió su nuevo cargo de presidente-b se están liando como antaño: Zapatero dice que los pasos de Batasuna no serán «en balde», Blanco augura el próximo fin de la banda, y hasta Gabilondo se permitió ayer defender que el Gobierno hable con Eta. Se está expandiendo un ambiente de negociación parecido al que otrora hubo y acabó siendo un fiasco.
Por desgracia, sin que haya motivo alguno para pensar que la organización criminal está dispuesta a entregar las armas. Al contrario, la Policía constata las informaciones de LA RAZÓN: Eta sigue cobrando el impuesto terrorista, continúa entrenando a sus comandos y robando automóviles, y en sus comunicados no hay nada que haga pensar que está dispuesta a dejar de matar. Luego el presunto cambio parece una pose para que Batasuna se pueda presentar en las municipales.
Si no hay nada novedoso y esto es otra vez pura estrategia, a qué viene tanto ruido de ministros. Para semejante alboroto no hacía falta cambiar el Gobierno. Así que, Rubalcaba, ponga orden, que para eso le han puesto.