América

Bogotá y Caracas reanudan relaciones diplomáticas

La crisis que atraviesa Venezuela en vísperas de las cruciales legislativas ha obligado a Cháveza dar marcha atrás.

Santos, acompañado de su mujer, tras la toma de posesión
Santos, acompañado de su mujer, tras la toma de posesión

Los planetas parecían alineados e incluso antes de comenzar la reunión entre los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y Venezuela, Hugo Chávez, que se realizó en la Quinta San Pedro Alejandrino, la casa en que murió Bolívar en 1830 en Colombia, se anticipaba que habría avances en el restablecimiento de relaciones. Al mediodía y bajo un sol de justicia, arribaron a la Quinta los dos mandatarios para mantener el primer encuentro bilateral al máximo nivel entre ambos países desde la ruptura de las relaciones.

Los propios mandatarios declararon su deseo de reanudar las relaciones, rotas el 22 de julio, después de que Bogotá acusara a Caracas de acoger en su territorio a guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). «Estamos en esta histórica ciudad... para buscar que las relaciones entre dos países humanos se puedan restablecer con bases firmes y perdonables», declaró Santos a las puertas del palacete.


Un optimismo cauto
Agregó el líder colombiano que «tenemos muchas ganas que esta reunión produzca efectos ciertos y duraderos por el bien de nuestros pueblos, por los pueblos de Venezuela y Colombia, haremos todo lo que está a nuestro alcance para que así sea, buscaremos todos los mecanismos para que las relaciones se mejores y normalicen». Santos insistió en que llegaba a la cita «con optimismo, pero sin generar demasiadas expectativas», ya que sólo después de su reunión con Chávez se sabrá «el verdadero resultado». «Pido a Dios y al libertador que nos inspire al presidente Chávez y a mí, a su canciller Maduro y a nuestra canciller, Holguín, para tomar las decisiones más acertadas en beneficios de nuestros dos pueblos», destacó.

Chávez, por su parte, dijo que su reunión con Santos significa que se «irá a reconstruir, lo que fue desmoronado». Saludó a cada uno de los presentes y en especial al presidente Juan Manuel Santos con motivo de su cumpleaños. «Ésta ha sido la primera y extraordinaria buena decisión que hemos tomado ambos presidentes de encontrarnos en Santa Marta, en Bolívar y con Bolívar», destacó. Dijo que entrega su corazón «a la causa de la paz, de la hermandad entre Colombia y Venezuela, herencia y compromiso que quedó para nosotros» en los ideales del libertador, Simón Bolívar.


Almuerzo distendido
Finalmente, ambos mandatarios dialogaron en forma privada, después de lo cual, en el salón Hernando de Villar, se incorporaron el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Néstor Kirchner, y los ministros de Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, y de Venezuela, Nicolás Maduro. La tercera parte del encuentro fue el almuerzo. Entre risas, degustaron un menú basado en arroz y coco bien regado por los vinos que Kirchner trajo desde Argentina.

Pero no hizo falta mucho vino para calmar los ánimos, ayer todos decidieron olvidar el pasado y mirar hacia otro lado aunque también se abordaron temas espinosos. La presencia de narcoterroristas de las FARC fue un tema clave en la reunión presidencial a la hora de lograr un acuerdo. En la agenda también fue prioridad para Colombia el pago de al menos 800 millones de dólares de una deuda que tiene Venezuela con exportadores colombianos.

Sin embargo, el acuerdo militar entre Colombia y Estados Unidos, que permite el uso de siete bases colombianas por parte de tropas estadounidenses, rechazado por Venezuela, no estuvo en la agenda presidencial.


Intercambio de intereses
Colombia
- SEGURIDAD. Bogotá quiere que Hugo Chávez retire su apoyo a la guerrilla de las FARC y que no le permita tener bases en su territorio.
- ECONOMÍA. El nuevo Gobierno colombiano quiere recuperar rápidamente las relaciones comerciales con Venezuela, que era su segundo socio comercial.
- FRONTERAS. Los más de 2.000 kilómetros de frontera común tienen una vida propia. Es necesario normalizar la situación para que los habitantes puedan realizar todas sus actividades.
- POLÍTICO. Lo dijo el propio Santos en su toma de posesión: a Colombia no le interesa una guerra con ningún país, y menos con Venezuela.

Venezuela
- ECONOMÍA. Recuperar los intercambios comerciales. Es más barato comprar alimentos en Colombia que en Brasil o Argentina.
- ELECCIONES. Chávez necesita enfriar la crisis de cara a las elecciones de septiembre.
- POLÍTICO. El líder bolivariano soporta una gran presión de países de la región para normalizar las relaciones. De ahí su interés en aprovechar la llegada de Santos al poder.
- FRONTERAS. Hay molestia para los habitantes de la frontera por la tensión que genera la militarización.
- PERSONAL. Chávez quiere evitar la idea de que el problema era el ex presidente Álvaro Uribe.



ANÁLISIS
Marcha atrás bolivariana ante el riesgo de perder las legislativas
- ¿Quién pierde mientras estén rotas las relaciones comerciales entre ambos países?

–Tanto Colombia como Venezuela sufren en sus respectivas economías las desavenencias políticas generadas por Chávez. La región colombiana de La Guajira –limítrofe con Venezuela y enlace con el Caribe venezolano– ha sufrido el impacto del bloqueo chavista a los productos vecinos hasta llegar a ahogar la economía local. A pesar de ello, Venezuela es la que peor parada sale del bloqueo impuesto por Chávez en 2009. Su dependencia de los productos alimenticios y lácteos colombianos ha obligado a comprar en mercados más lejanos, encareciendo los productos y provocando el desabastecimiento en algunos mercados de Caracas y del resto del país.

- ¿Qué sectores siguen operativos?
–Colombia mantiene la venta de gas a Venezuela (200 millones de pies cúbicos al día) a través del gasoducto construido por ambas naciones en La Guajira. Por su parte, Venezuela mantiene el flujo de gasolina a La Guajira (1,8 millones de galones), pero ha rechazado la oferta colombiana de suministro eléctrico pese a la crisis energética que sufre el país caribeño.

- ¿Por qué quiere Chávez recomponer relaciones en este momento?
–La crítica situación de desabastecimiento, con el escándalo de los contenedores de comida podrida en los puertos venezolanos, ha dañado la imagen de Chávez hasta poner en peligro la victoria del PSUV en las legislativas de septiembre.