La playa de El Saler no será más que una exigua franja de arena este verano

El Ministerio no ha ordenado aún aportes de arena a esta playa que ha reducido su anchura a menos de la mitad. 

Imagen del estado actual de la playa de El Saler, frente a la Cashba
Imagen del estado actual de la playa de El Saler, frente a la Cashba

La playa de El Saler no será tan afortunada como las de La Safor, que recibirán en breve a portes de arena de la costa de Gandía. Las de El Saler no recibirá nada porque el Ministerio aún no ha decidido cuál debe ser la aportación de arena ni de dónde sacarla.Por lo tanto, los vecinos de El Saler no podrán disfrutar este verano más que de una exigua y casi ridícula franja de arena que hará imposible incluso la permanencia en la playa de muchos bañistas que, simplemente, no van a caber.Las sucesivas ampliaciones del Puerto han hecho que las corrientes dejen de aportar arena en las playas del Sur de la ciudad. Los temporales del invierno se han encargado de hacer el resto.Recientemente, la Universidad Politécnica de Valencia realizó un informe, a raíz de la polémica sobre los chiringuitos, en el que advertía que el principal riesgo que corren las playas valencianas es la regresión por la falta de aportes de sólidos y que la recesión avanzaba lentamente pero de forma imparable. Este peligro real de la costa no ha generado ninguna acción preventiva por parte de la Administración estatal, ocupada en librar la batalla de los chiringuitos por unos metros cuadrados de terraza en ocho restaurantes.Así las cosas, la playa de El Saler cuenta en la actualidad con unos diez metros de arena, en algunos puntos no llega, y no hay prevista ninguna medida correctora luego este verano los bañistas se tendrán que conformar con lo que hay. Eso sí, el pequeño paseo que hay frente a la urbanización La Cashba ha sido reparado. Esta tan importe el deterioro de esta playa que lo que antes se accedía «a pie llano» desde dicho paseo ahora ha tenido que ser acondicionado con escalones. La regresión de la playa se lleva la arena a lo ancho, mientras que los temporales se la llevaron también a lo alto.El informe de la Universidad Politécnica deja muy claro que las playas de Valencia y colindantes son inviables sin una aportación continua de arena que palie la que el mar se lleva y no devuelve.