La Iglesia denuncia el «abandono» que sufren los pueblos indígenas de Brasil

La Razón
La RazónLa Razón

MADRID- El Consejo Indigenista Misionero (Cimi), organismo perteneciente a la Conferencia Episcopal Brasileña, denunció hoy el «abandono», la «crítica» situación sanitaria y la «creciente violencia» contra los indios del país, muchas veces vinculada a conflictos por la tierra.
Durante el año pasado, 92 niños indígenas murieron por falta de cuidados médicos o por problemas de salud de las madres en el parto, mientras que 60 adultos fueron asesinados y otros 152 están bajo amenaza de muerte, según un informe del Cimi relativo a 2010 y difundido hoy.
El documento destaca que los índices de mortalidad infantil en algunas tribus aumentaron un 513 por ciento con respecto a 2009, debido a la desnutrición, problemas respiratorios o enfermedades infecciosas. Según el obispo Erwin Kräutler, presidente del Cimi, los indios brasileños «siguen clavados en la cruz, son violentados y asesinados o expulsados de sus tierras, reducidos a parias y tratados como animales o vagabundos, sin las mínimas condiciones de supervivencia física y cultural», señala.