Ocho de cada diez políticos contra la publicidad del sexo

Todos los encuestados esta semana, a favor de eliminarla

Ocho de cada diez políticos, contra la publicidad del sexo
Ocho de cada diez políticos, contra la publicidad del sexo

MADRID- A medida que avanza la campaña de LA RAZÓN por la supresión de los anuncios de contactos, parece instalarse más en la clase política la opinión de que es necesario acabar con este tipo de publicidad. Todos los políticos encuestados en la última semana (16 representantes, ocho del PSOE, siete del PP y uno de UPN) se han mostrado favorables a la prohibición de los denominados anuncios de contactos.Si se añaden estos resultados a los encuestados desde que comenzó la campaña, el pasado 13 de mayo (192, entre diputados, senadores, ministros, alcaldes y todo tipo de representantes de las tres administraciones, se puede concluir que ocho de cada diez políticos (el 80,2 por ciento) de todos los signos están en contra de la publicidad del sexo. En el otro extremo, sólo un 19,8 la justifica o elude expresar su opinión al respecto.Las mujeres, en primera líneaEn el caso de las mujeres que se dedican a la política, el porcentaje de las que quieren acabar con esta publicidad alcanza el 90 por ciento. Entre los motivos para defender la prohibición, la mayoría aduce que los anuncios favorecen la explotación y «atentan contra la dignidad de la mujer». En la última semana, cuatro de las cinco políticas encuestadas aludieron a este argumento para justificar su opinión.Apenas hay diferencias entre los partidos en este asunto. Destaca el caso del Grupo Parlamentario Vasco, en el que todos sus representantes se mostraron de acuerdo con prohibir estos anuncios. Entre las formaciones mayoritarias, el Partido Popular y el Partido Socialista están prácticamente de acuerdo en este asunto, aunque son los socialistas los que más se han manifestado en contra de la publicidad del sexo.En el seno del PSOE, hasta el 92,7 por ciento de los encuestados rechazan los anuncios de contactos. En El PP son un 78,4 por ciento, una cifra que se incrementa semana a semana.