El Govern apelará a sus derechos históricos para un nuevo pacto fiscal

El portavoz del Govern, Francesc Homs, plantea la necesidad de que Cataluña abandone el régimen de la LOFCA.

Mas se reunió ayer con el ministro de Estado de Marruecos, Mohamed El Yazgui
Mas se reunió ayer con el ministro de Estado de Marruecos, Mohamed El Yazgui

BARCELONA-El Gobierno de la Generalitat perfiló ayer parte de su estrategia para culminar a lo largo de esta Legislatura su proyecto estrella, un nuevo pacto fiscal en la línea del concierto económico del País Vasco. El portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs, fue el encargado de definir el camino que hay que seguir para plantear la negociación en un desayuno coloquio en el Fórum Europa-Tribuna Catalunya. Subrayó la importancia de los derechos históricos –incluidos en el Estatut– para reclamar un modelo de financiación «singular», así como la necesidad de sacar a Cataluña de la LOFCA (Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas).
«Los catalanes no nos fiamos de la administración central en esta materia», dijo Homs, que recordó que, a lo largo de los últimos años, se han ensayado muchos sistemas de financiación autonómica, pero el Gobierno «nunca ha acabado de cumplir». Su conclusión es clara: «la financiación ha evolucionado muy poco y estamos en el mismo punto».
El portavoz del Govern, en cambio, cree que «la conciencia nacional» ha evolucionado exponenciamente y esto favorece el planteamiento del nuevo pacto fiscal. El Ejecutivo de CiU baraja la posibilidad de llamar a las urnas a los catalanes para consultarles sobre la conveniencia de un nuevo sistema de financiación y, así, ejercer una mayor presión política sobre el Gobierno.
«La actual generación que va tomando responsabilidades en diferentes niveles del país tiene que hacer y está obligada a hacer una apuesta totalmente nueva», argumentó el portavoz del Govern, que, precisamente teorizó sobre la consecución de un nuevo modelo fiscal en el libro «Derecho a decidir: Estación concierto».
Homs está convencido de que la Constitución da margen para que Cataluña no esté bajo el régimen de la LOFCA «como mínimo en los términos en que está planteada». El portavoz confía en que la suma del marco constitucional y la cláusula de los derechos históricos es suficiente para las aspiraciones nacionalistas.
Homs quiso recordar que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut únicamente afirmó que los derechos históricos de los territorios forales (País Vasco y Navarro) son distintos a los de Cataluña. El objetivo es que la Generalitat acabe recaudando el 100 por 100 de los impuestos, pero sin djar de hacer una contribución a la solidaridad. «A España no le pasará nada grave económicamente hablando», aseguró el portavoz de la Generalitat.


La hoja de ruta del pacto
El Govern no iniciará la negociación del pacto fiscal hasta después de las elecciones generales. El objetivo será quedar fuera de la LOFCA o añadir la excepción catalana. Luego, el Govern quiere pactar bilateralmente con el Gobierno una ley que concrete un capítulo fiscal –con la correspondiente cesión del 100 por 100 de los tributos– y otro financiero donde se establezca la compensación por servicios como Defensa, así como la cuota de solidaridad interterritorial.