Portugal se juega hoy su rescate

La revisión a la baja de las previsiones económicas para el presente año publicadas ayer por el Banco de Portugal pueden haber condenado al país a solicitar un rescate por parte de la Unión Europea.

 
 

Mientras el diferencial del bono portugués se relajaba algo –bajaba de 431 puntos básicos a 393– y la bolsa subía el 2,40%, el banco central ponía a los pies de los caballos la emisión de deuda pública que hoy tiene previsto colocar en los mercados el Tesoro por un importe de hasta 1.250 millones de euros en bonos.

Según el Banco de Portugal, la economía del país volverá a entrar en recesión este mismo año, al pasar de un crecimiento en 2010 del 1,4% anunciado por Jose Sócrates hace apenas unos días al 1,3%, con una inflación que pasará del 1,4% al 2,7%. Todos los datos, absolutamente todos, empeoran para el presente ejercicio. Desde el consumo de las familias, hasta el consumo público, pasando por la creación de empleo o las exportaciones.

Más deuda y más cara

El más importante para los mercados puede ser sin duda alguna el coste de los intereses de la deuda, que pasará del 5,2% en el pasado año al 6,2% éste, y al 6,6% el próximo año. El problema es que el país, según ha sabido LA RAZÓN, se financió con una apelación al Banco Central Europeo que supera ya el 30% del Producto Interior Bruto. Los expertos aseguran que la sentencia sobre el rescate de Portugal está casi escrita.

Las palabras de Angela Merkel no son muy halagüeñas tampoco, aunque esconden lo que en la UE se da por seguro: Alemania y Francia quieren ya un rescate de la economía portuguesa. La canciller alemana aseguró ayer que Portugal había adoptado «medidas muy importantes», aunque dejó caer en Nicosia, la capital de Chipre, que Portugal se había comprometido con el FMI, el BCE y la Comisión Europea a informar en el caso de que las reformas pudieran ser insuficientes.

Los principales perjudicados en el caso de una más que posible rescate de Portugal serían los bancos españoles que tienen una exposición ante la deuda portuguesa de 60.000 millones de euros, de acuerdo con los últimos datos del Banco Internacional de Pagos, algo más de una tercera parte de la deuda lusa en manos de la banca europea. La mayor parte de esta deuda corresponde al sector privado no bancario.

Japón comprará deuda

Grecia abrió ayer la semana con una colocación de 1.950 millones de euros en Letras a seis meses, pagando un interés de 4,9% inferior al esperado por los analistas. En noviembre la emisión de este tipo de instrumento de financiación costó un 4,82%.

Italia colocó ayer 7.000 millones de euros en Letras a doce meses en su primera subasta del año, en la que se ha visto obligado a abonar un interés del 2,067%, el nivel más alto desde diciembre de 2008.

Japón anunció ayer su intención de comprar deuda de la eurozona para impulsar su confianza. El ministro de Finanzas, Yoshihiko Noda habló de comprar el 20% de las emisiones que realice el fondo europeo de rescate.