«Striptease» de cuentas en las Cortes valencianas

Publican la riqueza de los 99 diputados

Los bienes de Camps aparecen publicados en el Boletín Oficial de las Cortes
Los bienes de Camps aparecen publicados en el Boletín Oficial de las Cortes

Dos cuentas corrientes con 4.000 euros, un vehículo de hace dieciséis años valorado en 1.300 euros, un Plan de pensiones con poco más de 8.000 y una vivienda compartida de 111.000 euros. Podría tratarse del patrimonio de cualquier ciudadano de a pie. Sin embargo, son los bienes que el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, acaba de publicar. Con todo, su fortuna asciende a los 69.000 euros.
Así consta en la declaración de actividades y bienes patrimoniales remitida por los 99 diputados que forman la Cámara parlamentaria valenciana, la segunda que se realiza desde que en diciembre de 2009 se modificó por unanimidad el reglamento para convertir en obligatoria dicha acción.
En su anterior exposición de bienes, en febrero de 2010, Camps dijo poseer una cuenta bancaria con 905 euros y la mitad de otra cuenta compartida, de 1.389, además del citado plan de pensiones. Así, el presidente de la Generalitat posee un patrimonio muy inferior al que declaró el actual presidente de la Mesa de Les Corts y ex vicepresidente tercero del Consell, Juan Cotino, número uno en el «ranking» de los diputados valencianos más ricos, puesto que cuenta con una patrimonio que se traduce en casi dos millones de euros. Concretamente, es dueño de 1,9 millones de euros repartidos entre su cuenta corriente, obligaciones, acciones, planes de ahorro y un seguro de vida y una vivienda con cerca de 8.000 euros de valor catastral. Además no tiene ninguna deuda.
Tercer puesto
Por otro lado, el ex conseller de Infraestructuras y Transporte, Mario Flores, cuenta con un patrimonio de 1,3 millones. El tercer puesto es para el alcalde de la localidad alicantina de Torrevieja, del Partido Popular, Pedro Hernández, quien ha caído desde el primer escalón, puesto que ha pasado de una tener un patrimonio valorado en 1,1 millones a disponer de 975.000 euros.
En el otro lado de la balanza están, por una parte, los diputados más jóvenes (Esther López, de Esquerra Unida, y Fran Ferri, de la colación Compromís) y, por otra, el secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte.
El socialista, que lideró la lista para las pasadas elecciones municipales y autonómicas, declaró una fortuna de 39.224. Desgranando su patrimonio, disfruta de una vivienda valorada en 38.624 euros, una deuda de 82.640 euros y únicamente de 600 euros en su cuenta corriente.
Dentro de la media se ubica las posesiones de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que gracias a dos planes de pensiones, títulos de valores, cuentas corrientes, depósitos a plazos y un coche Lancia Delta de 21 años, asciende a 321.886 euros. Sus homólogos de Alicante y Castellón, Sonia Castedo y Alberto Fabra no alcanzan los 50.000 euros en concepto de bienes no inmuebles.
Mientras, el alcalde de Castellón, Alberto Fabra declaró que posee tres inmuebles y un BMW, pero también un préstamo de 309.000 euros. Por su parte, Castedo, cuenta con menor patrimonio.