El jurado declara culpables a los acusados por el «caso Camas»

Considera que trataron de comprar a Lobo para desbloquear el Consistorio

El empresario Eusebio Gaviño
El empresario Eusebio Gaviño

sevilla- El jurado, por unanimidad, se decantó por el cohecho frente a la «trama-trampa». Las nueve mujeres del tribunal popular del «caso Camas» consideran que el ex alcalde Agustín Pavón, los ex concejales Antonio Enrique Fraile y José del Castillo y el empresario Eusebio Gaviño trataron de comprar el voto de la ex edil Carmen Lobo en septiembre de 2005 para desbloquear la situación del Ayuntamiento y favorecer varias iniciativas urbanísticas.
El fiscal y la acusación particular que ejerce el PSOE solicitan 18 meses de cárcel y 24.000 euros de multa. Las defensas piden la aplicación de la mínima pena y que se consideren los siete años transcurridos para que se acepte la suspensión condicional de la condena. También por unanimidad, el jurado rechaza un posible indulto pero sí se mostró a favor de la suspensión condicional.
Según el tribunal popular, el soborno partió de los acusados, rechazando que existiera una «trama-trampa» orquestada por el PSOE y por los testigos Carmen Lobo y Francisco Gordo a pesar de considerar probadas «las motivaciones personales» y el «enfrentamiento político» entre Pavón y los dos ex militantes de IU. El tribunal considera demostrado que Gaviño entregó a Carmen Lobo el 12 de septiembre de 2005 en la Taberna Medieval de Torneo 12.000 euros y una nota manuscrita de Fraile indicando los puntos del orden del día del Pleno que debía votar y le prometió «un piso en la playa que se pondría a nombre de alguien de su confianza» y dinero para solucionar su vida y la de los suyos «durante varias generaciones». El juez dictará sentencia en los próximos días.
Tras el veredicto, Pavón –que agradeció «el apoyo y el aliento en estos días» de Diego Valderas y la dirección andaluza de la coalición– anunció que «en las próximas horas» estudiará la posibilidad de abandonar la militancia de IU, según recogió Europa Press. «Tomaré una decisión a la altura de las circunstancias», indicó tras conocer el fallo. «IU puede estar tranquila, pues Pavón en todo momento sabe lo que hizo, y lo hizo consecuentemente», señaló. «Somos una fuerza política que ha tenido siempre una mano muy dura ante hechos probados judicialmente y ante algún tipo de sospecha, por lo que creo que sabré estar a la altura, igual que lo sabrá comprender y entender mi dirección andaluza», dijo, por lo que todo indicaba una dimisión de militancia –actualmente trabaja como administrativo en el partido– «voluntaria, libre y sin ningún tipo de imposiciones». A última hora de la noche, anunció su renuncia en IU y el PCA. Con todo, Pavón manifestó que la decisión del jurado no le parece «justa», por lo que seguirá «peleando por mi inocencia», primero, con un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, al igual que el resto de imputados. «Tengo la conciencia tranquila, pues no se me ha condenado por ningún delito económico ni por enriquecerme, sino, a juicio del jurado, por intentar desbloquear un Ayuntamiento que estaba en las peores condiciones posibles», dijo. Fraile, en declaraciones a LA RAZÓN de Sevilla, se quejó de que el fallo se sustenta en declaraciones de dos «delincuentes» y unas cintas «cortadas y manipuladas». «El golpe (al Ayuntamiento) ha culminado. Sólo ha faltado la cruz», señaló. Gaviño indicó que «los 12.000 euros fueron una ‘trama-trampa'» y que el veredicto es «inhumano».